Inicio Blog COMO SER MAS FELIZ, PARA SIEMPRE – Capitulo 7.- Sus Motivaciones

COMO SER MAS FELIZ, PARA SIEMPRE – Capitulo 7.- Sus Motivaciones

57 minuto leer
0
0
8
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

#TatianaOrellana

feliz 3

Fuente: Maestro Fenix

¿Desea disfrutar de su trabajo?. Antes aún de poder responder a esa pregunta y poder alcanzar la felicidad con lo que hace, ha de tener bien claro Por Quien Trabaja. Las personas trabajan siempre, en último y primer lugar, por otras personas, esas personas son nuestras motivaciones, la poderosa razón principal por las que hacemos las cosas. Así que ¿Por Quien trabajas tú?.

Puede parecer una inconcluencia que te preguntes a ti mismo Por Quien haces las cosas. Pero está demostrado que un 33% de las personas, fracasa, solamente por que no tiene claro, por quien tiene que alcanzar el éxito. A esas personas, las mundanas ocupaciones de la vida, les han hecho olvidarse temporalmente por quien trabajan, robándoles así su fuerza para luchar. Apagándolas con tanta eficacia, con la que apagas una lámpara si la desenchufas de la pared.

Dado que siempre es mejor prevenir que curar, y que hay una entre tres posibilidades de que este mal ,te achaque a ti. ¿No sería sabio dedicar tres minutos de tu vida a solucionarlo?. Y es que recordar el Por Quien Trabajamos, es tan fácil como sentarnos, y repasar un poco mentalmente nuestra vida, para recordar el Por Quien hacemos las cosas.

Y así la energía regresa a nuestra vida, con tanta certeza como si enchufas de nuevo la lámpara en la pared.

Y Usted, Por Quién?

¿Quizás por Usted mismo?

Está claro que nuestras vidas, giran alrededor de nosotros mismos. Usted sólo puede percibir su mundo a través de sus ojos, sus manos, sus pies, es decir, su cuerpo, eso es claro. ¿O es acaso usted capaz de mirar desde los ojos de otra persona de forma literal?. Así pues, es lógico que la persona por la que lucha, trabaja y desea alcanzar el éxito, sea usted mismo. Para darse a sí mismo una existencia más plena, llena, gozosa, saludable y feliz. ¿O acaso no desea ser feliz? Claro que sí. ¿Y verdad que desea tener salud y amor? ¿Y verdad que desea sentirse vivo y bien?. Así pues, una de las razones de querer alcanzar la Felicidad, es simplemente, por Usted mismo.

“Deseo ser Feliz, por Mi Mismo”

Una famosa marca de cosméticos, afirma en sus campañas publicitarias que la mejor razón que tienen sus clientes, es “Por Que Yo Lo Valgo”, siendo yo el cliente individual. Esta es sin duda una poderosa razón.

Confuccio afirmaba ” El hombre noble, bueno y sabio se fortalece primero a sí mismo y luego fortalece a los demás”. Y la sabiduría japonesa añade, “Pues ¿Cómo podría ayudar una persona que necesite ayuda, a nadie?”. Así pues es lógico, bueno y sano que usted desee lo mejor para sí mismo. Y trabaje para alcanzarlo. Siempre que, naturalmente, no perjudique a los demás en ese acto, es decir, que no trabaje bajo una filosofía de Ganar-Perder, sino una de Ganar-Ganar, en la que ambas partes salgan beneficiadas.

Si usted abre La Biblia en el evangelio de San Mateo 22:39, verá que Jesús dijo “Amarás al prójimo, como a ti mismo

Lo cual implica, que es necesario amarse a uno mismo. Pues ¿cómo podría sino amarse a los demás en igual medida?.

Por desgracia algunas personas se han olvidado de amarse a sí mismas, de que viven, luchan y trabajan también por sí mismas.

Así que si Usted siente alguna vez que su energía disminuye y que se siente agobiado por las visicitudes de la vida, pregúntese “¿Me habré desenchufado de la pared?“, es decir, ¿Se habrá despistado momentáneamente olvidándose de por quién lucha?. ¿Quizás no recuerda que trabaja por usted? ¿Para darse un buen nivel de vida que merece y es justo que tenga para alcanzar su felicidad?.

Porque tan pronto como recuerde que usted lucha y trabaja por sí mismo, sus energías progresarán.

No tema que esos pensamientos sean egoístas. Usted debe de luchar por usted porque es justo. ¿Quién sino se lo regalará?. Es justo que sepa valerse por sí mismo, el que luche por obtener lo que desea.

Recuerde que las sagradas escrituras dicen, que todo lo que ha sido puesto sobre esta tierra, ha sido puesto ahí para que usted disfrute de ello de forma sana y sea feliz.

¿Quizás trabaja Usted por sus seres queridos?

Algunas personas cometen el error de conformarse con poco. Y es un error, sobretodo porque muchas veces se sienten infelices con ese poco. Cayendo así en la inconcluencia de que se conforman con su insatisfacción, en vez de luchar para darse más.

Sin embargo, tienen una suerte que les salva, y es que son personas nobles, que son capaces de darlo todo por aquellos a los que aman.

En cierta ocasión conocí a un taxista que odiaba su trabajo, le producía dolores de espalda, cólicos y le ponía de los nervios. Pero seguía siendo taxista. Yo le pregunté: “¿Por qué lo hace si tanto le desagrada?”, y por toda respuesta me señaló una foto que había en su retrovisor.

– Es mi hija, – me explico – ¿Qué no haría yo por ella?.

Eso si que es tener claro sus motivaciones personales. ¿Qué no haría un padre por sus hijos? ¿o una madre por sus hijos?. Por un hijo se hace todo.

En muchas ocasiones he visto a personas normales convertirse en superhombres, para triunfar por sus hijos.

En una ocasión una pareja se encontraba al borde de la ruina, pero vieron un anuncio en el periódico, era sobre un negocio desde casa, en el que tenían que abonar unos cientos de dólares, para comprar unos productos que luego venderían. Esta es una forma de negocio cada vez más común, en la que más personas se atreven a ganar mucho dinero.

Pero esta pareja jamás habría comenzado, si no fuera por dos cuestiones clave:

La primera fue, que tuvieron la suerte de topar con un maestro experimentado, que les inspiró confianza por su sabiduría, pues vieron que tendrían un buen guía.

Y la segunda, es que tenían dos hijos por los que luchar.

“La causa de nuestro éxito fueron nuestros dos hijos,” afirmaban. “Si no fuera por ellos, nos habríamos conformado con dormir en la calle, pero ver dormir en la calle a nuestros hijos ¡Nunca!”

Ni siquiera tenían el dinero de entrada para comprar los productos, así que hicieron un trato con sus hijos. Ellos les dejaban vender su pequeño televisor y su aparato de música, para comprar el kit de inicio, y los padres se comprometían a comprarles una televisión gigante antes de tres meses.

Y así fue.

Los niños aceptaron por que confiaban en sus padres. Y los padres cumplieron su promesa, y no sólo eso, sino que también se hicieron más ricos de lo que nunca hubieran imaginado. ¿Por qué? Por que al tener claro que no luchaban por ellos mismos, sino por sus hijos, se llenaron de una energía que desconocían, y se vieron realizando logros que antes habían considerado imposibles.

En la antigua China, eran los hombres los guerreros que iban a la batalla, normalmente. Pero si estos eran derrotados, las mujeres tomaban las armas de su marido y hacían frente al ejército invasor, mientras los ancianos ponían a salvo a los niños. ¿Y saben que? Esas mujeres desentrenadas, eran mil veces más mortales que ningún ejército de mercenarios. Y eran a las que más miedo se les tenía, porque a pesar de no contar con ninguna instrucción militar, y hasta el tener en su contra el haber vivido toda la vida menospreciadas y controladas por una sociedad machista, ellas no tenían miedo a morir. Porque daban la vida a cambio de la supervivencia de sus hijos. ¿Qué madre no lo haría? ¿Y qué fuerza hay mayor que esa?. No es pues de extrañar que muchas veces, ganasen la batalla contra todo pronóstico. Pues igual que una Osa que protege a sus cachorros, puede soportar diez veces más dolor de lo normal. También un ser humano, ya sea hombre o mujer, desarrolla una fuerza interior especial, cuando lucha por aquellos a los que ama.

Así pues ¿Por quién lucha usted? ¡Descúbralo!. Y sus miedos desaparecerán. Y sus energías se renovarán y alcanzarán unos límites de fuerza y energía que nunca antes había imaginado. Esa energía, le permitirá ser inmensamente feliz con el trabajo que realice. Olvídese de este punto, y su energía decaerá hasta que será como una simple sombra de sí mismo.

Tiene Usted toda una batería energética en cada persona a la que ama, si lucha por ella.

¿Por quién lucha usted?

¿Por su amada o amado?

¿Por su hija o por sus hijos?

¿Por alguien más?

 

Identifique hoy, ese Por Quien. Pegue su foto ahí donde pueda verla constantemente, donde trabaje. Y cada vez que tenga un problema, dígase mirando a esa fotografía:

¡Sí, lo hago por ella, a la que amo con todo mi ser ¿Qué puede detenerme?.

Hasta mi vida daría por ella! Así que sea como sea Saldré Adelante!

Conecte a su vida la fuente de energía de sus seres queridos y de su corazón, y todo le será infinitamente más fácil. Este es el primer secreto para triunfar. Todo el éxito que desea y toda la felicidad que necesita. ¿A que espera? ¡Aplíquelo ahora!. Porque en cuanto lo haga, será capaz de superar todos los obstáculos que se le pongan, y alcanzar el éxito, y sobretodo ser feliz. Completamente feliz.

Si el primer punto que tienes que tener muy claro, es el Por Quien Trabajas. Un segundo punto que tienes que tener aún más claro es Quien Eres Tu.

Como persona, ¿por qué deberías triunfar? ¿qué logros has conseguido en el pasado? Y ¿qué te hace ser merecedor de la Felicidad?.

Bueno, muchas personas creen que para obtener el éxito en la vida, es necesario haber cursado estudios superiores y ser un genio. Sin embargo la mayoría de las personas que piensan así, viven en cierta medida de fracaso y en una cierta medida de infelicidad. Curioso ¿verdad?.

Analiza esto: un influente amigo mío, solía decir: “¡Soy millonario gracias a que soy Tonto!”

Naturalmente, escuchar esta afirmación de los labios de uno de los cien hombres más ricos del mundo, es algo como poco sorprendente, pero él se explicaba: “Nací en una familia muy pobre y con problemas, eso debió afectarme, porque en mi niñez no era capaz de aprender en clase. No entendía nada, y por eso ni siquiera asistía a las clases. Eso me salvó, porque cansado de oír como la sociedad me llamaba inútil, dejé sin terminar mis estudios primarios. Pero yo tenía un sueño. Deseaba ser un hombre rico, así que intenté copiar a todos los hombres de éxito que conocía, que eran pocos. Y acudí a la biblioteca a ver que se había escrito sobre el tema. Devoré los libros de Dale Carnegie y Napoleon Hill y otros autores de éxito, que explicaban como triunfar, y lo apliqué en mi vida. Lo cual me convirtió en uno de los cien hombres más ricos del mundo.” Y añadió “¡Si hubiera sido más listo, como la sociedad me indicaba, hubiera seguido con mis estudios, y quizás con veinticinco o veintiocho años, tendría algún máster en leyes o en medicina o en arquitectura, pero una cosa es segura, y es que no sería, como soy ahora con veintiocho años un hombre increíblemente rico, y feliz! Así que ser medio tonto a los ojos de la sociedad, me permitió salir del sistema actual y centrarme en alcanzar mi sueño. ¿Por qué los listos no harán lo mismo?.”

Está escrito que Henry Ford, no era un hombre más listo de lo común. De hecho apenas había tenido estudios, y con cerca de cuarenta años, era un fracasado. Pero ocurrió algo. Se casó. Y con una mujer tan buena, que le animó a cumplir su sueño.

En cierta ocasión, al Henry Ford millonario, le llevaron a los tribunales para demostrar que era un inculto, y le hicieron preguntas que un bachiller medio, habría contestado sin dificultad. Pero el fue incapaz de hacerlo.

Sin embargo, este glorioso hombre fue el responsable de inventar la fabricación en cadena, base de la economía industrial moderna, así como de hacer del automóvil lo que es hoy. Además de que llegó a ser uno de los hombres más ricos de su tiempo y famoso por su feliz matrimonio.

Si no fuera por Henry Ford, la civilización en la que vivimos, no sería tan avanzada, porque en vez de viajar en automóviles, viajaríamos aún en caballos. Y si no fuera por la fabricación en cadena que Ford invento, usted no tendría ni ordenador, ni nevera, ni ningún electrodoméstico de los que hay en su casa.

Así pues, ese sencillo hombre, al que con cuarenta años, llamaban fracasado, ha sido más importante para la historia de la humanidad, que la mayoría de los abogados, ingenieros y médicos titulados. ¿No lo cree usted?.

De hecho ¿Sabía Usted que más del cincuenta por ciento de los abogados y médicos, se encuentran actualmente sin trabajo?

Igual pasa con la mayoría de las personas tituladas. Incluso en titulaciones punta, como Telecomunicaciones e informática, gran parte de los titulados, malviven, o simplemente no tienen trabajo, y aún tienen que aguantar como la sociedad les dice: !Pero si es de lo que más se necesita ahora”

¿Si?, pues que se lo digan a esos millones de informáticos y al resto de titulados sin trabajo. Y es que, a algunas personas, les cuesta años de sufrimiento, el descubrir que los estudios convencionales, no tienen que nada ver con alcanzar el éxito o la felicidad en la vida.

Más al contrario, son otros, y muy distintos los conocimientos que se necesitan aplicar, para poder triunfar.

Por ejemplo, el instituto Dale Carnegie de tecnología, demostró estadísticamente, que más del noventa por ciento de los sueldos de los ingenieros, no depende de sus conocimientos técnicos, sino de su habilidad para comunicarse con las personas.

De hecho, desde los inicios de la llamado, “la Ciencia del Éxito“, se ha hablado de duplicar reacciones y formas de pensamiento de los hombres de éxito, para duplicar así el éxito de ellos, en la vida de Usted. Y es que esta es una forma tan sencilla y práctica de alcanzar el éxito, que ha dado inmejorables resultados a lo largo de toda la historia humana.

Dado que para muchas personas, alcanzar el éxito, es sinónimo de alcanzar la felicidad. Si usted quiere alcanzar la felicidad. Simplemente tendrá que duplicar en su mente, aquellos patrones de pensamiento que causan la felicidad en las personas que son felices.

Una vez lo haga así, Usted habrá alcanzado la felicidad en su vida.

Estos patrones son lo que le he estado enseñando durante todo este libro, y que espero que aplique como una forma de triunfar.

Porque todos tenemos en nuestra mente, un ordenador con las mismas capacidades, sólo que unos admitimos unos mejores programas que otros.

Dijo Einstein, el mayor genio de nuestro tiempo. “Si seguimos haciendo lo que siempre hemos hecho, seguiremos obteniendo los mismos resultados que siempre hemos obtenido“. Para conseguir resultados diferentes, hacer cosas diferentes, ¿No cree usted?.

Y digo yo, si lo que ha hecho una persona es realizar cosas que le conducían a la infelicidad, cargar programas que le hacían infeliz, ¿por qué no cargar acciones y actitudes que le conduzcan hacia la felicidad, como ya han conducido a otros millones anteriormente?

Así pues, dese cuenta de que no son los estudios los que le van a hacer feliz, igual que no son los estudios lo que hace a una persona rica o no. ¿Sabía usted que el noventa por ciento de los millonarios de hoy en día nacieron en una cuna muy humilde? ¿Sabía que fueron personas, en su mayoría sin estudios, que se hicieron a sí mismos por medio de copiar y hacer suya las actitudes de los hombres de éxito? Actitudes, como una simple actitud mental positiva, una constante perseverancia, el ardiente deseo de triunfar, y una filosofía de ayudar a los demás, mientras se consigue siempre que ambas partes salgan beneficiadas en cada trato.

Así pues, usted no va a alcanzar el éxito o la felicidad porque tenga o no estudios de ingeniería o letras. Tampoco lo va a hacer porque los logros que pueda, o no, haber conseguido en el pasado.

Ya sea para bien o para mal, ¡desengáñese!. Porque su capacidad para triunfar no depende de estas cuestiones, sino de algo mucho más básico, elevado e importante. Dígame ¿cuánto vale usted como persona?

¿Cuánto vale su brazo derecho? ¿Un millón de dólares? ¿Quizás más?

¿Y sus dos brazos, sus piernas y su cabeza? ¿Cuánto dinero vale usted?. ¡Millones! ¿Verdad?. Mucho más aun ¿Cierto?.

Mire esto un momento.

 

Un joven discípulo se acercaba a su anciano maestro con estas palabras:

– Vengo maestro, porque me siento tan poca cosa, que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien. Que soy torpe y bastante tonto ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?.

El maestro sin mirarlo si quiera le dijo:

– ¡Cuánto lo siento muchacho, pero no puedo ayudarte. Debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…… – y haciendo una pausa agregó – si quisieras ayudarme tu a mí, yo podría resolver este problema que me achaca, con más rapidez, y tal vez te pudiera ayudar despues.

– ¡Encantado maestro! – Titubeó el joven. Pero se sintió otra vez desplazado y sus necesidades postergadas.

– ¡Bien! – asintió el maestro, se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho agregó – Toma el caballo que está allí afuera y cabalga hacia el mercado. Debo vender este anillo, porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible. Pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven, tomó el anillo y partió. Apenas llegó al pueblo empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta a la cara, y sólo un viejecito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro, era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En una ocasión alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, más de cien, se quedó abatido por su fracaso, montó en su caballo y regresó.

Cuanto hubiera deseado el joven tener el mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro, para liberarlo de su preocupación, y recibir entonces consejo y ayuda.

Al fin llegando al templo, entró en la habitación y dijo:

– Maestro, lo siento, pero no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda Engañar a nadie respecto al verdadero valor del anillo.

– ¡Ah, que importante es lo que me dijiste, joven amigo! – Contestó sonriente el maestro. – Debemos saber primero el verdadero valor del anillo antes de pedir nada por él ¿No crees?. Vuelve pues a montar y vete al joyero, porque ¿Quién mejor que él para saberlo?. Dile que quisieras vender el anillo, y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca. No se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. Llegó al joyero y le enseñó el anillo. El joyero examinó atentamente el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo.

– Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya. No puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo.

– ¡Cincuenta y ocho monedas! – Exclamó gritando el joven.

– Sí, replicó el joyero. Ya se que con el tiempo podríamos obtener por él cerca de Cien Monedas de Oro. Pero no sé, si la venta es urgente……

El joven emocionado, corrio presuroso a la casa del maestro a contarle lo sucedido.

– ¡Siéntate! – Dijo el maestro después de escucharlo. Y mientras se colocaba de nuevo su anillo en el dedo dijo – ¡Discípulo mío, tu eres como este anillo, una joya valiosa y única, y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto! ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?.

 

Usted también es como ese anillo. Ahora dígame ¿En cuánto se le puede valorar a Usted?. Naturalmente, no le pida a un cualquiera que se lo diga, porque le dirá muchísimo menos de la cifra real. Deje que un experto como yo, que ha formado a más de un Cuarto de Millon de Emprendedores y Triunfadores de internet, se lo diga:

¡¡¡Usted vale millones!!!

Miles de millones

Mucho más aun!

Su vida es incalculable porque Usted es una pieza única e irrepetible, hecha por el más grande de todos los artistas, el propio Dios. De hecho Usted es una obra tan valiosa, que en toda la historia de la humanidad, no ha existido otro ser humano que fuera total y exactamente igual a usted. Ni lo volverá a haber jamás, así que su valor real, es totalmente incalculable.

De hecho, Usted, como ser humano que es, posee capacidades latentes, capacidades que quizás no use actualmente, pero que existen dentro de su mente, por el mero hecho de ser Usted un Ser Humano.

Si Usted Utilizase esas capacidades Latentes en su Interior, al 100%, Usted se Convertiria en Todo aquello que Desea Ser. 

Usted en el transcurso de unos pocos años, puede alcanzar tanto la felicidad plena, como el ser todo un millonario, una persona de éxito o conseguir a la persona amada.

¿Cuáles son esas capacidades latentes que existen en su Interior?

Entusiasmo.

Empatía.

Empuje.

Perseverancia.

Actitud positiva

Y, sobre todo, la capacidad para adquirir los conocimientos y reacciones, que necesita para alcanzar el éxito.

Y todos ellos se resumen en un solo punto. Su capacidad humana para duplicar en usted, las formas de pensamiento, actitudes y acciones de los hombres de éxito.

De hecho, durante todo este libro, usted ha estado duplicando en sí mismo, las formas de pensamiento que le dirigen hacia la felicidad.

Una graciosa historia dice lo siguiente:

Una hermosa mujer era acompañada por un hombre bastante feo.

La gente les miraba asombrados al pasar, y a la mañana siguiente, el hermano pequeño de la chica le preguntó:

– ¿Por qué no sales con un hombre más guapo y más listo?

La muchacha que era muy sabia le respondió:

– Fran, mira tu desayuno, es un huevo con beicon ¿cierto?

– Si – dijo el joven asintiendo desconcertado.

– En tu desayuno, una gallina intervino, aportó un huevo, pero el Cerdo se comprometió, porque se transformó en el beicon.

El muchacho se rió copiosamente,

– Ríe Fran, pero entiende que las mujeres somos como la propia vida. No nos gustan los veletas que son cobardes como las gallinas, y sólo intervienen. A nosotras nos gustan los que se comprometen y se transforman en lo que necesitamos, por eso muchas veces, las mujeres, hasta nos casamos con los cerdos.

 

La importancia que refleja esta historia, es que uno debe convertirse en aquello que debe ser para triunfar.

Si Usted quiere triunfar alcanzando la felicidad, entonces debe de convertirse, en una persona que piensa como una persona Feliz, y para eso lo único que deberá hacer es aplicar en su vida absolutamente todos los conocimientos que le aparecen en este libro. Si para eso ha de leer Usted varias veces este libro, ¡Adelante! ¡Hágalo!. De hecho, mi recomendación, es que lea como poco, entre seis y nueve veces el libro.

En la primera lectura, disfrute usted, conociendo por primera vez los principios de la Felicidad.

En la segunda, subraye aquellas partes más importantes.

En la tercera, apunte en una libreta el resumen de aquellas ideas y métodos que considera más importantes.

En la cuarta, apréndase de memoria aquellas frases, métodos, técnicas e incluso trozos del libro que considera importantes para alcanzar la felicidad en su caso.

Después repáselo de vez en cuando, una o dos veces al año y comprobará como no sólo su vida se mantiene Feliz, sino que aumenta su felicidad, cada vez más.

Recuerde a Einstein: “Si seguimos haciendo lo que siempre hemos hecho….“.

Si usted después de leer este libro, sigue haciendo lo que siempre ha hecho ¿Qué obtendrá?.

Entonces ya sabe que tiene que hacer para obtener la felicidad ¿Cierto?.

 

Es lo mismo que una persona que desea triunfar, pero que mantiene restos de actitudes mentales del pasado como actitudes mentales negativas. Por mucho que quiera, seguirá consiguiendo lo que consiguió en el pasado, pues esta haciendo lo mismo que antes.

Si esa persona desea triunfar. Lo primero que deberá hacer, es deshacerse de esos frenos negativos, para sustituirlos por nuevas formas de pensamiento que le proporcionen los resultados que desee. Como las actitudes mentales positivas, entusiasmo, empatía y demás que pueda encontrar en obras mías como: “Como obtener cien años de éxito continuado” o el “Curso Market 2000“. Porque esto es lo que se le llama duplicar, en Usted mismo, las formas de pensamiento de los hombres de éxito.

La próxima vez que acuda a su librería habitual, hágame un favor. Visite un momento la sección de autosuperación-exito y lea simplemente los títulos de los libros. Estos libros han logrado llevar a los hombres, desde un origen humilde al puesto de los hombres más ricos del mundo. Y eso no es sólo que yo lo diga, pues sólo me limito a repetir lo que más del noventa por ciento de los millonarios y hombres más ricos del mundo dicen. Sus títulos suenan algo así como: “Piense y hágase rico.” “Piense como un millonario, es el primer paso para conseguirlo” y “Actitud Mental Positiva.

Pues bien, si esas formas de pensar llevaron a esos hombres al éxito. ¿No cree que cualquier persona que desee triunfar y alcanzar esas mismas cuotas de éxito, deberá duplicarlas en sí mismo?.

Es lo mismo que estamos haciendo, Usted y yo en este momento, el duplicar en usted las formas de pensamiento que le dirigen hacia la felicidad.

Piense un momento en esto.

 

En el momento de su concepción, Usted compitió con otros Cien Mil Millones de posibles personas, porque ese era el número de espermatozoides, que luchaban por un solo óvulo, sólo uno podía ganar. ¿Se da cuenta de que las posibilidades de fracasar, estaban totalmente en su contra?

Sin embargo, Usted lo hizo. Cien Mil Millones es una cantidad que se dice pronto, pero ¿Sería capaz de imaginarla en su cabeza? Yo no sería capaz de imaginarla, o al menos no literalmente. Porque la mente humana, sólo puede comprender de forma abstracta una cantidad tan desmesurada.

¿Se da cuenta del gran logro que supuso esa Victoria?.

Lo importante de comprender, es que usted luchó contra Cien Mil Millones, y venció. Como resultado de esa lucha, Usted nació.

La vida fue su recompensa.

La recompensa suprema, y usted y sólo usted era y es el mejor de todos ellos. ¿Se da cuenta, que por tanto su esencia es de vencedor?

¿Quiere una prueba? Mírese ahora en el espejo. Está Usted Vivo. Ese es el mayor de los triunfos. Uno que seguramente, normalmente no tiene siquiera en cuenta, pero que supone un logro y un reto mayor que cualquier otro que pueda imaginar. Si usted pudo conseguir todo eso, lo puede todo, incluido el ser Feliz.

Usted posee ahora mismo, todo lo que necesita para ser Feliz. La capacidad humana de poder duplicar en su mente las formas de pensamiento necesarias para ser Feliz y el saber cuales son esta formas de pensamiento. Y dado que estas formas de pensamiento le han sido reveladas a Usted en este libro, Usted posee todo lo necesario para ser Feliz. Simplemente aplíquelas en su vida y descubrirá que es Feliz.

Repita ahora en voz alta

¡Yo, El Triunfador, Soy Feliz!.

Sólo recuerde, que para alcanzar lo que desea en la vida, siempre ha de trabajar activamente por ello. Así que para ser feliz, sólo debe de aplicar activamente en su vida, todas las técnicas que le estoy enseñando.

¿Recuerda que al principio de este libro, Usted tomó la decisión de ser Feliz? Pues bien, esa decisión era el camino que deseó tomar. Eso es algo muy importante, porque todo camino tiene un fin, y ese fin es nuestro destino.

Dado que usted ha escogido el camino de la Felicidad. ¿Cuál es el destino que le aguarda?. Su destino es la Felicidad.

Repita ahora en voz alta:

MI destino es ser Feliz.

Ahora ya estoy comenzando a ser feliz. 

Cada día a día, soy más feliz, en todo los sentidos.

Repita esta afirmación varias veces al día, y descubrirá que es más verdad para usted.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tatianaorellana
Cargue Más En Blog
Comentarios cerrados

Mira además

Crea un Sitio Web desde Cero – GRATIS

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins. Hola, un gusto en saludarte. Mir…