Inicio Blog Libro “EL MANUAL SAMURAI” : EL SEMBRADOR

Libro “EL MANUAL SAMURAI” : EL SEMBRADOR

120 minuto leer
0
0
34
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

#TatianaOrellana

Samurai-1

Fuente: Maestro Fenix

Las Negras Nubes se esparcían caóticamente por el horizonte. El viento húmedo no traía buenos presagios y hasta un extraño aroma parecía calar en los tristes pensamientos de Kan.

El pobre se debatía desolado por vientos mucho peores que el gélido y húmedo viento de su exterior. Su espíritu estaba viviendo un verdadero huracán de emociones encontradas.

Hacía exactamente un mes que había ingresado como Aprendiz Samurai. Él, que era el hijo del más poderoso de los Samurais, el mismo General de Generales, había creído que el ascenso sería fácil. Sin embargo, el día a día le había ido venciendo poco a poco.
Una curiosa metamorfosis de había desarrollado en su interior. El primer día, justo después de entrar a formar parte del Equipo de los Samurais, se había sentido pletórico, cargado de energía y dispuesto a comerse el mundo, pero esta energía había descendido día a día, había menguado primero haciendo que sus aspiraciones se fueran reduciendo y, finalmente, haciéndole pensar que quizás él, Kan, quizás no era lo suficientemente bueno para ser un Samurai. Quizás quedase como Aprendiz o Caballero durante toda su vida, o quizás abandonase el ejército y probara otra profesión, aún a riesgo de defraudar a su padre, pero lo cierto es que él ya no se veía con fuerzas para continuar. Una gran sensación de desánimo se había adueñado de él y ya apenas recordaba como la vana ilusión de un niño aquella pletórica energía que había sentido cuando su padre le entregó su maravillosa katana.

El Joven y desilusionado aprendiz bajó los ojos hacia su hermosa espada katana, aquella que había sido el máximo exponente de su Orgullo ahora, irónicamente, se había convertido en el exponente de su vergüenza.
Sólo unos pocos días después de haberse hecho aprendiz había corrido a ver a sus antiguos amigos, totalmente pletórico les había enseñado su trofeo “Katana” que construía su magnifico orgullo. Esperaba haber sido felicitado por haber conseguido llegar a ser aprendiz, pero en vez de ello había recibido una dura burla y sátira que le habían herido en lo más hondo. “¿Y qué si eres aprendiz? Hasta que no seas Samurai no eres nada” Habían dicho algunos. “Ten cuidado, no juegues con esa espada o te cortarás por imbécil” habían dicho otros. “¿De verdad que te has ganado esa espada? Yo creo que la has robado, mejor será que la devuelvas a su verdadero dueño antes que lo descubra y te de una paliza. Los Samurais son señores muy especiales ¿Quién te crees que eres? Eres sólo un niño vulgar, no digas mentiras, sólo serás un mimado toda tu vida. Nunca serás unSamurai, para eso hace falta ser muy especial, y tú no lo eres”. “¿Samurai tú? JA!”

El corazón de Kan le dolía profundamente, estaba allí, encima de ese enorme risco mirando al mar agitado sin verlo. ¡Le había dolido tanto!
Al principio no lo había querido reconocer, pero ese dolor se había almacenado en lo más profundo de su alma, poco a poco había alimentado una creciente inseguridad. Cada vez que alguien le decía que no quería ser un Aprendiz de Kan porque sólo era un niño, el joven samurai había recordado las terribles palabras de sus amigos y la duda había crecido poco a poco enraizándose en su alma. ¿Y si tenían razón? ¿Y si eran más sabios que él o si sabían algo que él no sabía?. Quizás era demasiado joven y por eso la gente no le tomaba en serio, o quizás era cierto que era sólo un niño mimado y lo había visto todo demasiado fácil. Quizás era cierto que la vida es demasiado dura… y no merecía la pena vivirla.

Las lágrimas de Kan recorrían toda su cara, la prueba había sido demasiado dura para un niño de su edad y el ya no podía más con aquella carga. ¿Qué hacer? No podía reconocer ante su padre que había fracasado, no podía abandonar sin una salida honrosa o se reirían de él durante toda su vida. ¿Qué salida honrosa le quedaría? ¿Cuál sería la última medida que habría de tomar?

En ese momento su mano sintió el, en otro tiempo, seguro tacto de su Katana. Quizás aquella arma podría ser su salvación, quizás podría tomar la salida que otros guerreros habían tomado antes que él cuando todo se había perdido, quizás ya no merecía más la pena luchar y debería abandonar este mundo dejándolo el honor de haberse sabido rendir a tiempo.
Kan había visto este ritual en antiguos dibujos, sería enormemente doloroso cortarse su propio estómago y dejarse morir pero… ¿Qué otra opción quedaba si no había sido capaz de triunfar y sólo le quedaba la humillación de la derrota?

Lo último que Kan sintió fue el frío acero de su Katana en su estómago, un ciego dolor en su corazón y las lágrimas inundando los ojos antes que el último hálito de vida abandonase su cuerpo, cegando su vista y sus sentidos.

 


El viejo labrador miro con tristeza a sus pies, allí estaba ese joven desconocido que había visto desde el pie del acantilado arrodillado y con aquella espada entre sus manos. Sólo era apenas un niño y había decidido quitarse la vida. ¿Qué malignas fuerzas podrían provocar tal cosa? ¿Qué extraño impulso humano podría causar que tantos se rindiesen cuando apenas habían empezado a luchar?
Tales preguntas cruzaron por la mente del anciano mientras se limpiaba la sangre con que se había manchado la camisa al agarrar el cuerpo del muchacho para llevarlo al cementerio de sus tierras.

 


El lugar era siniestro y bello al mismo tiempo, las lápidas de otros muertos hace mucho plagaban el lugar concediéndole una santidad inigualable. Una luz blanca y clara cruzaba por todo el lugar, y bellas figuras, blancas, de gran porte, parecían disfrutar entre aquel lugar.
Un gélido frío golpeaba el espíritu de Kan, este se miro a si mismo, su “cuerpo” estaba blanco como la más pura leche y un extraño aroma a podredumbre le cubría. Había despertado sentado sobre un blanco sofá de mármol, y a su lado había un cuerpo igual de blanco que el suyo, sólo que este era sólo huesos apenas cubierto de un poco de carne entre la que se veían unas cuerdas que parecían imitar toscamente a unos músculos.
Sorprendido vio que ese ser poseía una sonriente y espantosa boca llena de dispares dientes y unos ojos hundidos en lo más profundo de sus cuencas.

– ¿Estoy muerto? – Preguntó al fin después de intentar tragar saliva y sorprenderse al ver que su boca estaba tan seca como una piedra, de una forma totalmente antinatural.
– ¿Es necesario que te responda o es que eres estúpido? – Espeto el saco de huesos.
– No, veo que estoy muerto, pero lo imaginaba de otra forma – dudo unos instantes – quizás un lugar más feliz, o quizás un sueño eterno.
– Jajaja!!! – Rió irónicamente la figura – eso imbécil es para los seres felices que mueren por causas naturales, no para los idiotas que se rinden y toman la salida fácil.
Kan no contestó nada a este insulto, sentía que era verdad. Hubiera querido llorar, pero sus ojos estaban secos como el mármol y nada salía de ellos. Finalmente un inmenso grito de dolor surgió de su garganta, un triste llanto que resonó como surgido de las entrañas de la tierra.


-¿Qué te indujo a tomar esa decisión a tu tierna edad? – Preguntó después de casi una hora de silencio el fantasma de huesos. – Ya que nos ha tocado pasar la eternidad juntos, al menos podremos hablar un poco.
Kan le miró extrañado, ¿qué le importaba a él?, aunque en el fondo necesitaba hablar con alguien.
– Fracase en mi misión en la vida. – dijo sencillamente.
El viejo saco de huesos rió estrepitosamente, su risa era como una cuchilla que cortaba uno a uno los hilos del espíritu de Kan. El joven, enloquecido, se llevó las manos a sus oídos, pero la risa seguía estando ahí, la sentía con toda su alma.
– Imbécil, – espeto el fantasma – ¿Habías fracasado siendo sólo un niño? ¡Anda! ¡Di la Verdad! ¡Te rendiste como un Cobarde y tomaste la salida fácil!
Kan sostuvo la gélida mirada del saco de huesos con odio… al principio, luego bajo la mirada y reconoció.
– Sí… – y excusándose añadió – no tenía otra salida.
– ¿No tenías otra Salida? – La horrible risa brotó de nuevo – ¡¡¡IMBÉCIL!!! ¡¡¡COBARDE!!! Siempre hay una salida! Pero no tuviste el VALOR y la CONSTANCIA para tomarla, así que optaste por la solución más fácil, rendirte y dejar de luchar.
Kan asintió, sabía que era verdad.

– Pero dime, de que te rendiste exactamente tú???
El espíritu de kan ya se había doblegado completamente y habló como si nada le importase… cosa que así era.
– Yo era un Joven y Prometedor Aprendiz de Samurai – dijo recordando su época de vivo – mi padre era el señor más poderoso del imperio, y yo su mayor promesa y esperanza.
“” Un buen día me concedió el mayor de los dones, me dio una maravillosa espada Katana, una espada de aprendiz – Kan abría dado todo lo que tenía por poder tener unos ojos vivos con los que llorar, pero no tenía nada que dar y ni aún pudo tener ese alivio – Ese fue el día más feliz de mi vida. Tenía toda la vida por delante y un gran Futuro pero…
– Pero qué muchacho – urgió el siempre cortante saco de huesos con forma de viejo.
– … pero mis ilusiones fueron destruidas – Kan cerró los ojos para continuar, quizás no pudiera llorar pero si podía dejar de ver ese espantoso lugar – Ya mi primer día mi padre me advirtió que mis mayores enemigos serían los Ladrones de Sueños, los fantasmas del miedo y del fracaso…
Una cortante, áspera y dolorosa risa corto su narración – ¡¡¡IMBECIL!!! FUISTE ADVERTIDO Y FINALMENTE HAS ACABADO EN LOS TERRITORIOS DE LOS FANTASMAS DEL FRACASO ¡¡¡NO VALES PARA NADA!!! Hoy sólo eres un Fantasma del Fracaso más.

¡Como habría deseado poder tragar saliva! O simplemente sentir miedo, pero ya sólo el dolor era el poseedor del alma del antiguo joven samurai. Un dolor profundo y frío como la noche, no mucho más aún.

Kan decidió continuar su historia, al menos se la contaría a si mismo. Para su sorpresa, cuando volvio a hablar, las risas se callaron automáticamente.
– Sí, mi padre me había advertido, y ese mismo día me llené de energía y decisión, de ilusión y entusiasmo, y caminé fuerte para luchar.
– Veo que no lo bastante – contestó ridiculizando el horrible viejo
– Cierto saco de huesos, no lo bastante – rió esta vez Kan – Después de aquel día yo empecé a trabajar, empecé a transformarme como un Samurai. Mi padre me había avisado que eso sería un trabajo de muchos años, sin embargo yo, internamente me fijé una fecha, mi orgullo me dictaminó que para conseguir lo que otros necesitan años, o un mínimo de un año, yo lo conseguiría en un mes. Porque yo era especial, yo era el hijo de Kazo, tenía la sangre y la carne del mejor de los Samurais y para mi sería todo mucho más sencillo.
– Eso sí que es una imbecilidad – dijo el viejo, aunque esta vez de una forma casi comprensiva – pero no fuiste tú quien plantó esa idea en tu cabeza, fue un fantasma del miedo y del fracaso, el fantasma del orgullo que nos destierra de la manera más sutil al fracaso total, al hacernos creer que como somos especiales conseguiremos en unos días lo que los demás necesitan años de dedicación y trabajo. – Esta vez el apenado parecía el pobre saco de huesos.
– Cuando pasó el mes – continuó Kan lleno de dolor – resultó que yo no era un Samuraicualificado.
– Normal – replicó el anciano – para eso se necesita haber aprendido mucho y una gran experiencia, fue tu orgullo lo que te mató.
– Sí, – respondió Kan – parece una obviedad y es que es así como fue, fue mi orgullo y mi… avaricia por querer ser el mejor rápidamente lo que acabó conmigo.
– Bueno exmozuelo – dijo riéndose el saco de huesos – la avaricia, el orgullo, el querer ganar más y más rápido sin seguir su orden natural, el pensar que la vida tiene que darle a uno lo que no se merece cuando no se merece y cuando no lo consigue rápidamente abandonar, es lo que define a los cobardes, a los chaqueteros que van de un lado a otro sin pasar más que unos pocos días o meses en un mismo lugar. Son los traidores que cambian de bando continuamente con tal de intentar conseguir rápidamente lo que desean. Son seres horribles y despreciables que nunca consiguen lo que quieren y que siempre se enfadan, se frustran y fracasan.
– ¡Pero yo no era así! – Replico Kan
La voz se rió esta vez más fuerte que nunca, su horrible sonido rompió los hilos del espíritu de Kan haciéndole sufrir el mayor de los dolores.
– No hables tan alto jovencito!!! – Rió el viejo sarcásticamente – no me digas tan rápido como no eras que no me dejas ver tus obras!!! – Y después de mirarle fijamente dijo – Todos somos así jovencito, esa asquerosa cualidad de querer recibir sin dar, de querer tener ya sin merecerlo, esa porquería esta presente en el alma de todos y cada uno de los mortales, y han de limpiarla muy bien antes de poder decir que no son así… y al fin y al cabo, tú abandonaste ¿No es así? ¿Acaso no fracasaste, moriste y estás aquí con migo? Si en verdad no hubieras sido así, entonces no estarías aquí.

– Tienes razón saco de huesos – dijo al fin el joven – yo no era así cuando empecé, pero si cuando finalicé fracasando y abandonando. Me convertí en un ser despreciable y al fin acabé aquí. – Después de pensar un poco añadió – Lo que pasó es que me hicieron así.
La risa volvio a romper sus tímpanos, esta vez era, si puede ser, más desagradable, rastrera y dañina que las anteriores veces.
– SERÁS CÍNICO IMBÉCIL!!! Nunca nadie te hará de otra manera que no sea la que tú quieras. SI DE ALGO ES LIBRE TODA PERSONA, ES DE DECIDIR COMO PENSAR Y COMO SENTIR.


Kan reconoció la verdad, había abandonado presa de una frustración temporal, de una muy profunda que le había hecho sentirse muy muy mal. Sus temores habían crecido, se había entregado a los Fantasmas del Miedo y del Fracaso, les había escuchado y eso le había conducido al peor de los sufrimientos… aún sabiendo que podía ocurrir, se había entregado a ellos.


En ese momento el viejo se levantó, estaba totalmente desnudo, y en ese momento Kan se dio cuenta que él también estaba totalmente desnudo y blanco como el propio mármol.
– Ven hijo, tenemos que cultivar nuestros campos eternos.
Kan no sabía de que hablaba el viejo, pero decidió seguirlo, eso sería mejor que seguir allí sufriendo.


La tierra era negra como la oscuridad y el cielo tenía también un color negro. Sólo una extraña luz blanca iluminaba los contornos, una luz que no podía identificar de donde surgía.
El viejo señaló dos campos y dijo al joven:
– Aquellos dos campos juntos son el tuyo y el mio. Como ves yo apenas tengo ya carne y soy puro hueso, pero mi sabiduría es grande, si tú con tu fuerza me ayudas labrando mi campo, luego yo te ayudaré enseñándote como labrar el tuyo.
Kan asintió con la cabeza pues le pareció un trato justo, además, después de todo ¿Qué más podía hacer? ¿Aburrirse eternamente?
– Unos de estos cestos contienen semillas de trigo sano y otros de cardos y espinas. Los cestos dorados y bellos contienen las semillas de trigo sano – dijo tomando un puñado – y los mugrientos cestos los de las espinas.
“” Ese campo – continuó – es tu alma, tal y como era cuando estabas vivo. Sólo que ahora ha sido limpiada, arada de nuevo. Acompáñame para que veas como trabajan los vivos los fértiles campos de sus almas.
Kan quedó sumamente impresionado por esta última afirmación y le siguió ligeramente esperanzado.

Después de caminar en silencio por un tortuoso camino donde los guijarros se clavaban en sus pies creándole un sufrimiento inmenso, llegaron a un pequeño monte desde el que podían ver a coloridos espíritus paseando y labrando sus propios campos.
Kan, desde lo lejos, podía ver a estos seres vivos y veía que a cada lado portaban un fajo dorado y otro del color de la podredumbre. La mayoría arrojaba un puñado de dorado trigo primero y luego otro de negras semillas de zarzas.
Kan quedó enormemente impresionado por esta actitud y continuó andando con el viejo, que no pronunciaba una sola palabra. Después, llegaron a otro campo que estaba medio lleno de trigo y medio lleno de espinas. El propietario vivo, parte del tiempo estaba feliz retozando entre los dorados brotes de trigo, y la otra parte, estaba sufriendo pinchándose y sangrando al caminar entre las espinas de los cardos y las zarzas.
Sorprendido vio como el viejo tomaba un puñado de semillas de zarza y lo arrojaba hacia los campos de los vivos.
Después, sin decir una sola palabra, retornaron a sus propios campos.

– Ahora mozuelo, quiero que tomes ese podrido cesto de zarzas y lo plantes por todo mi campo – ordenó el viejo, y al ver que Kan iba a protestar, remarcó su orden con una funesta mirada.
Kan tomó el pesado fardo y fue repartiendo las pegajosas semillas por el campo del anciano. ¿Por qué haría tal cosa?

Finalmente, después de dos horas de duro trabajo, Kan acabó. Parecía que estar muerto tenía sus ventajas, el cansancio no era nada comparado con ese enorme dolor de su espíritu que parecía ser toda su existencia.

– Dime anciano – preguntó al fin Kan – ¿Por qué me has mandado plantar zarzas? ¿Deseas sufrir?
– Todo lo contrario joven – contestó sorprendentemente el saco de huesos – lo que más deseo es ser feliz y triunfar.
– ¿Pero acaso las zarzas no son sufrimiento y el trigo no es la felicidad? – Dijo sorprendido Kan – ¿Y acaso por cada semilla que siembras no recoges un ciento de lo sembrado?
– Así es – contestó el anciano.
– Entonces… – dijo el joven samurai – ¿Por qué no plantas hermoso trigo y recoges felicidad? ¡No es lógico plantar zarzas y esperar recoger trigo!
El anciano parecía turbado.

– Sí, tiene lógica lo que dices joven – dijo al fin – pero dime, yo miro a todos esos seres vivos y presupongo que serán más sabios que yo… pues ellos están vivos. ¿Tú crees que ellos quieren ser felices o que quieren sufrir?
– Estoy seguro que quieren ser felices – contestó rápidamente Kan.
– Entonces… – dijo el anciano – ¿Por qué crees que plantan zarzas junto al trigo? ¿Por qué crees que utilizan un puñado de trigo y otro de zarzas? ¿Por qué crees que son algunas veces felices y otras sufren? ¿Por qué crees que no plantan siempre Trigo para ser siempre felices?

Kan meditó durante un rato con lentitud, después de todo estaba muerto y el tiempo le era indiferente.
– Porque no son tan sabios como creen – dijo al fin totalmente seguro de si mismo – porque su orgullo por hacerles creer que son mejores les hace ser – sonrió al decirlo – IMBECILES!!!
“” Si fueran inteligentes, plantarían solo trigo y serían siempre felices – después aseguró – si yo estuviera vivo, no desaprovecharía la oportunidad y sembraría siempre trigo en mi alma, para recibir siempre felicidad y ser siempre feliz.
Kan estaba a punto de prometer que siempre plantaría felicidad en su alma… cuando se dio cuenta de que ya era tarde para hacerlo porque ya había abandonado.

– Dime jovencito – Preguntó curioso el saco de huesos – si es verdad lo que me dices… ¿Por qué no plantaste ese trigo cuando estabas a tiempo? – y curioso continuó – ¿Sabes? Yo te observé durante mucho tiempo, al principio plantaste un buen puñado de trigo, un muy buen trigo que brotó y te hizo feliz. Luego vi como otros plantaban un puñado de zarzas en tu alma y como tu alma se cortaba internamente con estas zarzas.
“” También vi como tu padre, el Samurai, arrojaba de su propio trigo en tu campo para hacerte feliz y como este prosperaba. Pero a la par vi otra cosa aún más curiosa.
“” Cuando tu padre estaba cerca, tú arrojabas un puñado de trigo junto al suyo, sin embargo, cuando tu padre se alejaba a sembrar su propio campo o a luchar sus propias batallas, tu arrojabas a escondidas pequeñas semillas de zarzas sobre tu alma.
“” Era extraño ver como disimuladamente tropezabas para que se cayeran “como por casualidad” algunas semillas de podres zarzas al principio, y luego cuando te cortabas, arrojabas con rabia otro puñado de semillas podres de zarza contra las zarzas, con lo que cada vez se hacían más fuertes en tu alma.
“” Finalmente decidiste abandonar, arrojabas semillas de zarzas a puñados sobre toda tu alma y te sumías en el dolor, la frustración y la autocompasión. Incluso empezabas a arrojar puñados de semillas podres de zarza a otros para que ellos también sufrieran.
Kan tenía la cabeza gacha, reconocía su error, al principio había sido como un descuido de sus obligaciones, el sembrar siempre trigo de Samurai en su alma, después le había tomado el gusto y tomando cada vez menos importancia, había arrojado puñados y puñados de dolor, sufrimientos y miedo en su alma de una forma totalmente consciente.
Primero sin saberlo, después siendo consciente, había plantado las semillas de lo que causaría el fracaso, el abandono, su propia muerte y un sufrimiento eterno.


Kan respiró profundo, era una de las pocas cosas que podía seguir haciendo, no sabía si realmente respiraba o si era sólo un hábito adquirido, pero lo cierto es que era relajante.
– Es cierto anciano – así lo hice – Tienes toda la razón, actué como un Imbécil y reconozco mi error.
El anciano frunció el ceño.
– ¿Reconoces tu error? ¿Qué error? – pregunto extrañado.
– Mi deber – explico – mi deber supremo como Samurai, era sembrar las semillas del trigo en mi alma, si así lo hubiera hecho, nunca habría abandonado, y justamente todo lo contrario, habría triunfado.
“” Ese fue mi error.
– Ese, jovenzuelo, es el error de todos los seres humanos vivos, el plantar en su alma las semillas de las zarzas del sufrimiento.
– Explícamelo – dijo simplemente el exjoven samurai.

– Todos los humanos somos totalmente dueños de una sola cosa, de decidir que sembramos en nuestra alma. Sólo de eso somos dueños.
– Y sin embargo, también otros pueden plantar cosas – replicó Kan
– Eso es cierto mozuelo. – rió el viejo acordándose de como el mismo había arrojado un puñado de zarzas en el alma de un vivo – los Fantasmas del Miedo y del Fracaso, arrojamos puñados enteros de Zarzas en las almas de los vivos. También las encarnaciones de nosotros, los llamados “Ogros” realizan lo mismo, por medio de sus palabras y sus gestos, por medio de su odio, de su ira y de su rechazo siembran pequeños puñados de podres semillas de zarza en los campos de los demás hombres y mujeres.
“” Sin embargo – continuó – en verdad eso es irrelevante, los campos del alma son inmensos como has visto, y un sólo puñadito no hace nada, ni siquiera diez o cien pueden conseguir nada… porque las zarzas nacen, crecen, dañan, y mueren. En cuanto una zarza ha producido daño, se muere inmediatamente, igual que cuando un trigo crecido produce una sensación de felicidad, se muere instantáneamente. Para que un campo esté bien proliferado, ha de ser continua y diariamente sembrado con aquello que cada hombre decide.
“” El mayor problema de los hombres es que cada vez que una zarza le manca, entonces arroja con ira y odio otro puñado de semillas de zarza, sin saber que esas semillas proliferarán en cien zarzas que le harán muchísimo más daño todavía.
– Anciano – cortó curioso Kan – ¿La actitud correcta sería arrojar un puñado de trigo cada vez que hemos sentido el dolor de una zarza?
– Así es muchacho, de esa forma el dolor plantado por otros sería pasajero y nuestra felicidad iría en aumento.
Kan meditó la importancia de estas palabras… ¡Si lo hubiera sabido en vida! Hubiera sido un hombre feliz!!!

– También muchos confían en la felicidad que otros les siembran – y explicando el fantasma añadió – hay hombres muy buenos en el mundo, pocos pero los hay, hombres y mujeres que se dedican a arrojar sus propias semillas de trigo en los campos de los demás para que estos sean felices.
“” Son especialmente sabios y se dedican a sembrar una gran cantidad de trigo en sus propios campos, pero siempre guardan una gran parte de su propio trigo y lo arrojan en los campos de los demás, aún cuando esas mismas personas les estén arrojando zarzas. Porque eso no les preocupa, saben que ellos son dueños de su propia felicidad y lo que lesarrojen los demás les es indiferentes. Aunque también les hace enormemente felices cuando los demás les arrojan parte de su trigo.
“” Los hombres que así actúan, pronto aprenden que cuando el campo entero está dedicado al cultivo del trigo, entonces es posible cosechar trigo, cosecharlo en un ciento por cada puñado sembrado, y guardan para si mismos sólo una parte de cada cien, lo suficiente para poder seguir cultivando, y arrojan a los campos de los demás la casi totalidad de su cosecha de felicidad sólo para ayudar a que los demás sean tan felices como ellos.
“” Estos hombres son enseguida reconocidos como hombres totalmente especiales y son llamados “Samurais”, amados y queridos por millares de personas.

Kan meditó durante unos momentos como reconocía la actuación de su propio padre en esa descripción, como le levantaba la moral con sus palabras, como plantaba una y otra vez el dorado trigo de la felicidad en su alma.

– Luego hay muchos estúpidos – dijo el anciano – que como yo siembran zarzas podres en sus propias almas.
“” Estos ilusos desean recoger trigo, es lo que más desean en la vida, ser felices y alcanzar el éxito. Y son tan sumamente idiotas que creen que plantando preocupaciones, ira, odio, criticas, inseguridades, miedo, pensando en que pueden fracasar, en cómo o por qué podrán fracasar o podrán ocurrirles desgracias… son tan sumamente imbéciles que creen que sembrando esas podres semillas de zarzas… podrán recoger trigo alguna vez.
“” El problema está en que la zarza crece rápida y fácilmente, el trigo hay que cuidarlo y cultivarlo con delicadeza. Así que dado que algo tienen que plantar, siembran lo que están seguros de que crecerá fácilmente, su propio fracaso y sufrimiento… y en casos extremos la enfermedad más terrible acompañada de dolor y una muerte miserable.
“” Quizás el problema es que nadie les ha dicho que si siguen sembrando zarzas, acabarán por matarse de sufrimiento.

Kan reconoció que el viejo tenía toda la razón.

– Otros, también imbéciles – continuó el anciano saco de huesos – plantan en sus tierras un puñado del dorado trigo de la felicidad… y otro de podres zarzas del sufrimiento y de la muerte.
“” Estos imbéciles lo hacen por puro miedo, desean la felicidad y el éxito, por lo que de vez en cuando son felices y hacen lo que tienen que hacer, pero sus miedos a que esta no se cumpla, el miedo a que su cosecha no de nada, les hacen arrepentirse de sus actos, abandonar o hablar y pensar mal, negativamente, de lo que están haciendo, frenando su éxito y causando su fracaso y su sufrimiento.
“” Naturalmente los que hacen esto, luego siempre suelen tender a culpar a otros de su fracaso.


– Sólo quienes son lo suficientemente inteligentes – Esta vez fue Kan quien continuó – y plantan siempre el dorado trigo en su alma con constancia, siembran amor, bondad, generosidad, esperanza, Fe, comprensión, felicidad… sólo ellos son los que llegan a ser realmente felices y alcanzan el éxito total.
“” Sólo los que son tan Valerosos como para hacer lo que no hace la mayoría, son felices. Esto les es difícil de hacer pues temen que sean los Imbéciles los que están en razón, perdón, la mayoría que planta sufrimiento en su alma cuando desean en verdad felicidad… cuando están equivocados. ¡Pero que difícil resulta para una persona el hacer lo que tiene que hacer! ¡Qué difícil resulta el plantar sólo trigo! Es tan sumamente difícil que sólo hay que meter la mano en un bolsillo en vez de en otro, es tan sumamente difícil que sólo hay que atajar de raíz todos los pensamientos negativos o de odio, temor o ira y cortarlos en el mismo momento en que surgen para reemplazarlos por un puñado más de pensamientos y sentimientos de amor, bondad y generosidad que nos conduzcan al éxito y la felicidad que deseamos.
– Así es muchacho – verificó el fantasma de piel y huesos – en realidad si los vivos supieran esto, nosotros los Fantasmas del Miedo y del Fracaso nos quedaríamos sin trabajo, los Ogros desaparecerían pues no son más que hombres sumamente desangrados por sus propias zarzas, las que ellos mismos plantaron como pensamientos de desconfianza, ira y odio contra otros. Si los humanos vivos supiera esto y lo aplicasen en sus vidas eliminando todos los pensamientos negativos de sus mentes, dejando morir a las zarzas, arrancándolas de raíz y substituyéndolas por semillas del dorado trigo del amor, la esperanza y la generosidad… entonces serían felices.
“” Y nosotros también, porque no existiríamos.

Kan meditó durante mucho tiempo estas palabras ¡Cómo habría deseado estar vivo para poder contarlo a los cuatro vientos!
– ¿No es posible que algún humano aprenda esto por si mismo y se lo comunique a los demás? – Preguntó Kan
– No – dijo el anciano – nadie que no se muera puede acceder a esta dimensión y aprender esto que te estoy enseñando. Algunos lo siguen por instinto, pero no pueden explicarlo con palabras a los demás.
“” Inclusive muchos lo han descubierto a lo largo de la humanidad, grandes sabios que lo han proclamado a los cuatro vientos. Pero al faltarles la exactitud de cómo explicarlo, no han logrado todo lo que deseaban.
“” Sólo uno que estuviese muerto y renaciera, tendría el poder de comunicar con total claridad esto que te he enseñado. ¿Y puede existir alguien con la capacidad de renacer de la propia muerte?

Kan no tenía la respuesta a esta pregunta, pero si tenía otra pregunta.
– ¿Alguna vez alguien ha renacido? – después de dudar un momento aclaro – No es eso lo que me importa, lo que quiero saber es si alguna vez ha existido un período en el que las personas siguieran estos consejos, plantaran sólo trigo, felicidad, en sus almas y fueran todos realmente felices.
El viejo fantasma de huesos dudo un rato antes de contestar.
– No es bueno que un Fantasma piense en esas cosas, pero sí, en verdad ha existido ese período que me preguntas. De hecho han sido varios los períodos. Se han sucedido una y otra vez como ciclos de una rueda, ha pasado… y durante miles de años, sin embargo muchos lo consideran sólo leyendas debido a que sienten pura envidia. Como comprenderás uno que está agonizando en las zarzas que el mismo ha plantado no quiere reconocer que si hubiera plantado trigo, sería feliz. Y si no quiere reconocer eso, mucho menos querrá reconocer que otros muchos fueron felices.
“” Sin embargo si han existido muchas eras en las que la humanidad ha sido totalmente feliz, eras que ya están casi en el olvido… y otras que vendrán. De hecho, predigo que no está muy lejos una era semejante.


Kan se sentó a meditar sobre lo que había escuchado, era algo sumamente importante, el propio destino, la felicidad, el sentido de la propia vida se reflejaba en lo que había aprendido. Casi agradeció el haber muerto para poder escuchar lo aprendido. ¡Si sóloestubiera Vivo para poder aplicarlo! ¡Sembraría siempre dorado trigo en su alma! ¡Sólo pensaría en Felicidad, Amor y Bondad! Y comunicaría lo aprendido a millones de personas para difundir la nueva era de felicidad.


– Tu campo – dijo el saco de huesos – debes sembrarlo – añadió tendiéndole un asqueroso cesto repleto de zarzas.
– ¿Por qué me das ese cesto? – Pregunto Kan
– Porque eres un Fantasma del Miedo y el Fracaso, un Fantasma de lo que podías haber llegado ha ser… exactamente igual que yo. Y nuestro deber es sembrar y cultivar las zarzas para sufrir durante toda la eternidad. – y haciendo una mueca de dolor añadió – esa es la triste realidad.
– Sólo eres un fantasma del miedo y del fracaso que intenta arrastarme hacia el sufrimiento – dijo Kan, a lo cual el fantasma sonrió y afirmó con la cabeza afirmando la obviedad.

Kan rechazó el cesto que le tendía. No cometería el mismo fallo dos veces.
Ante la estupefacción del fantasma, el joven tomó un dorado cesto de trigo, el cual parecía arder entre sus manos… no, eran sus manos las que ardían al contacto del cesto.
– Esa es una razón más por la que no tocamos el trigo mozuelo – dijo el saco de huesos – somos propiedad de las zarzas, el trigo nos corroe como el ácido corroería nuestros cuerpos vivos. Si estuvieras vivo podrías, pero una vez ya muerto… no hay oportunidad.
– ¿Y que va ha pasarme? – Rió el joven extrañamente jovial – ¿Acaso voy a morirme?
Y riendo corrió hacia su campo con ese enorme cesto de trigo que le corroía como fuego ácido su ser.
Y con grandes puñados esparció trigo y más trigo sobre su campo, sus manos le dolían y le quemaban pero continuaba sembrando y sembrando, aún cuando no sintiera ninguna diferencia. Dos horas después, dos horas de dolor en sus manos y una extraña felicidad, acabó, miró su campo y esté seguía yermo.
Una sutil desesperanza empezó a surgir en su corazón, y al mirar vio como el anciano saco de huesos estaba arrojando un puñado de zarzas podridas.
Su primer reacción habría sido el arrojar otro puñado de zarzas contra el campo del anciano para que sufriera su propia medicina… pero cambió de idea y tomando el cesto de trigo arrojó, no un puñado, sino kilos y kilos de trigo en el campo del anciano, el cual no sabía que hacer pues se había quedado paralizado.
Cuando acabó el cesto, tomó otro e hizo lo mismo en su campo, plantando tanto trigo que al final el campo quedó repleto de una enorme capa de trigo que quemaba a Kan al contacto con su piel.

El dolor era inmenso… y al final, perdió el conocimiento, feliz de haber reparado su error… aunque ya fuera cuando era demasiado tarde.


Un Estruendo, parecido a un poderoso Trueno, despertó violentamente al Joven Kan. Lo primero que vieron sus ojos fue un techo formado por esqueletos danzando.
Sus ojos se adaptaron un poco más y pudo distinguir una oscura cúpula con relieves tallados de esqueletos y calaveras. Estaba acostado sobre una especie de altar, a su derecha una cara familiar le despertó una sonrisa. Era el viejo saco de huesos, sólo que totalmente vestido y un poco más… vivo!
Kan se levantó de un salto, se miró de arriba a abajo y sí! Una oleada de Entusiasmo le invadió.
-¡¡¡¡Estoy Vivo!!!! – Gritó a los cuatro vientos mientras las lágrimas de la más absoluta felicidad recorrían su cara. – Es todo tan hermoso! El cielo del exterior, el aire, el dorado de mis manos, ese resecor de mi boca… ¡Incluso este inmenso dolor de cabeza!!! Porque estoy vivo!!!
– Eso si que son ganas de vivir – dijo el viejo sonriendo – ¿Qué te ha cambiado tanto?

Kan le miró atentamente e impulsado por su instinto le dio un fuerte y largo abrazo al viejo a la par que le decía “Me parece que serás tú quien tendrá que explicármelo”

Cinco minutos después la extraña pareja estaba situada en el exterior del templo. El anciano le había contado que él era un clérigo de la muerte, que esta mañana había visto llorando, desesperado, al joven Kan en el precipicio y temeroso de que hiciera alguna idiotez le había asestado una pedrada en la nuca con su onda. Por desgracia el tiro había sido demasiado certero y casi había matado al joven, cuando le tomó para llevarlo a su altar e intentar curarle, la sangre que brotaba de la cabeza del joven había ensuciado su mejor camisa.
Después las horas habían pasado y el anciano habría jurado que el joven estaba totalmente muerto, no era capaz de encontrar el pulso ni la respiración en su cuerpo, pero había sentido un enraizado y básico deseo de vivir que había evitado que su espíritu se hubiera separado totalmente de su cuerpo. Así que se había limitado a esperar a ver queera lo que ocurría.

– Y así fue todo más o menos – acabó de explicar el viejo – Como ves soy un anciano dedicado a un culto ya casi extinto, hace muchas décadas que soy el único adorador de mi culto.
– ¿En que consistía? – preguntó curioso Kan
– Era una adoración antinatural a la muerte y al sufrimiento. – explicó el anciano – unos cuantos seres desgraciados decidieron adorar al propio sufrimiento esperando que eso les aportase alguna ventaja egoísta.
– ¿Y que consiguieron?
– Bueno, a parte de vivir en la más absoluta de las desgracias y los sufrimientos, consiguieron llegar a separar el espíritu, la esperanza, de nuestros cuerpos, de tal forma que llegamos a ser una especie de podredumbre viva. – El viejo hablaba como si todo aquello hubiese sido una locura sin sentido – Siempre enfermos, no acabamos de alcanzar el descanso de la muerte (pues eso hubiera sido un alivio) hasta que conseguimos separar nuestros espíritus de nuestros cuerpos para conseguir que estos sufrieran por separado. – el viejo recapacitó un momento al ver que el joven no acababa de entender – verás mozuelo, cuando un hombre pasa su vida preocupándose, viendo todo lo negativo, sufriendo e instando a los demás a que hagan lo mismo, a que se preocupen y sufran, se convierte en un Ogro, una persona que siembra el descontento y la infelicidad en si mismo y en los demás, condenándose al fracaso, la enfermedad y la muerte.
“” Todos podemos ser Ogros, es una capacidad latente en todo ser humano. Todos podemos escoger entre la luz y la oscuridad, entre la felicidad y el sufrimiento, el camino sólo depende de nosotros.
“”De nuestras decisiones y nuestras acciones. Si nos preocupamos, sufrimos, dejamos que nuestros miedos florezcan y los compartimos con los demás haciéndoles sufrir, aún cuando sea inocentemente… entonces somos Ogros y aún cuando aseveremos que somos positivos y que somos seres de la luz, estamos del lado de la Oscuridad…
“” Sin embargo, si nunca un pensamiento negativo surge de nuestra boca, si nunca desanimamos a nadie, si siempre somos positivos y vemos la semilla que está plantada en cada desgracia, la que guarda una oportunidad aún mayor que la desgracia que estamos viviendo… y si siempre elegimos controlar nuestros pensamientos para que sean felices, positivos y productivos, entonces somos seres de la luz.
“” Muchos empiezan siendo seres de luz, pero se rinden a las circunstancias irrelevantes y se hacen seres de la oscuridad aún sin saberlo, se inundan de inseguridad, miedos, ira y odio. Dejan de pensar positivamente y pasan a tener miedos, a acumular rencor y reaccionar con ira y sufrimiento. Pretenden, sin saberlo, dar pena para que otros hagan las cosas por ellos o les den regalos, en realidad lo que están haciendo es causarse daño asi mismos, a sus mentes y a sus cuerpos, y a los demás que sufren por verlos, metiéndose cada vez más en el pozo de los sufrimientos, la enfermedad y la muerte, donde finalmente acaban siendo atrapados.
“”Todo por su propia voluntad y sus propios actos. Aunque naturalmente, nunca encontrarás a un Ogro que lo reconozca, siempre le verás bajando el pozo a la par que exclama que él es un ser positivo de la luz… aún cuando la verdad es que se está hundiendo cada vez más en las inseguridades, la duda, la ira, el odio y el sufrimiento. Lo que le acaba aportando sufrimiento y fracaso.

Kan meditó durante unos momentos la enorme sabiduría y verdad contenida en estas palabras, incluso las repasó mentalmente para evitar tropezar en un futuro en la misma piedra.

– Pues bien amiguito – continuó el viejo – unos cuantos Ogros nos reunimos y creamos este culto  a la muerte y al sufrimiento, nos reconocimos como verdaderos Ogros y empezamos a infundir el sufrimiento en nosotros y en los demás de forma deliberada, creyendo que eso nos daría la felicidad. Estábamos equivocados pues aunque la ira y la venganza dan, en un principio, una gran satisfacción, la del Orgullo que te sabe a ser superior, con el tiempo cada vez estábamos más hundidos, hasta que al final logramos que nuestras almas se convirtieran en verdaderos Fantasmas del Miedo y del Fracaso. A la par que nuestros cuerpos se convertían en sacos de huesos, como de muertos que caminaban con una falsa vida.

Kan se estremeció ante estas palabras pues aquellos hombres habían sido todo lo contrario al ideal de un Samurai.
– ¿Y por qué me salvaste? – preguntó inocentemente Kan
– No creas que fue por piedad – dijo el anciano saco de huesos – mi intención era traerte a mi altar vivo, entonces humillarte por el acto que ibas a realizar, hacerte sufrir hasta lo indescriptible y luego convertirte en mi aprendiz y sucesos pues yo ya estoy viejo y soy el último de los míos… – su voz acalló de forma súbita.
– ¿Y por qué no lo has hecho? – contestó el joven cauteloso – ¿Por qué en vez de hacer eso, me has sacado del templo traído a este descampado y me estás abriendo tu corazón?
– Bueno… – dijo el anciano – un poco antes de que despertaras sentí un cambio en mi interior, una felicidad… un calor… que jamás había sentido desde mi infancia, yo… – dudó el viejo – he cambiado – dijo al fin mirando sinceramente los ojos del joven – y creo que te lo debo a ti.
Kan asintió con la cabeza, recordaba perfectamente su vivencia, no sabía ni comprendíacomo había sido posible… o por qué, pero le desveló palabra por palabra toda su experiencia. Mientras lo hacía hubo más de un momento en el que lloró, unas veces de felicidad por estar vivo, otras de tristeza… no sabía por qué, pero algo dentro de él le dijo que era por aquel último puñado de zarzas que había arrojado el anciano en su alma. Sabiendo que una vez que el sufrimiento pasara, lo haría para siempre, en vez de resistirse o enfadarse, dejó que las lágrimas cubrieran su cara y se sintió maravillosamente renovado y feliz cuando terminó.

– Ahora comprendo – dijo el anciano – hay una gran sabiduría en lo que me acabas de contar, una Ley de Felicidad y Éxito que siempre he intuido y se que todo aquel que realmente la siga, sembrando a cada hora pensamientos de felicidad y éxito en su mente, alcanzará todo aquello bondadoso y bueno que desee, sin excepciones, en su totalidad.

– Así es – confirmó Kan – El gran problema de la humanidad, del fracaso, del no conseguir algo. Reside en la falta de responsabilidad que demuestran todas las personas para con su alma.
“” Deberían alimentar sus sentimientos con semillas positivas como Amor, bondad, generosidad, seguridad y Fe.
“” De hacerlo así, simplemente conseguirían todo lo que deseasen.
“” De hecho, toda persona que actúa así, siempre consigue lo que desea.

– En cambio – completó el anciano solemnemente – la irresponsabilidad que demuestran reside en alimentar los pensamientos negativos, en rendirse, en dejar que la inseguridad penetre en sus almas, en dejar que esa inseguridad fructere como miedo, ira, odio y les genere el mayor de los sufrimientos.
“” Simplemente habría que pedir a una persona normal que analizase sus sentimientos de una forma sincera y abierta ¿Qué encontrarías en ellos? Seguramente una gran abundancia de sombras obscuras, la convivencia con un gran número de miedos habituales, una serie de iras reprimidas, reproches y sobre todo, faltas de Fe. Unas faltas, y unos sentimientos que le hacen sentir mal, sentirse impotente, fracasado, inseguro, con miedo… que le causan reacciones de enfado e ira. Que le hacen Fracasar, enfermarse y morir.
“”¿Alguna vez has visitado un centro méico joven Kan? – el joven negó con la cabeza – Yo lo he hecho muchas veces, he hablado con sus miembros y siempre he encontrado un nexo común entre todos los enfermos. Preocupaciones, temores, miedos, odio e ira.
“” En cambio las personas sanas siempre poseen una gran Fe, una Fe increbrantable y tranquila, porque saben que en su camino habrá dificultades, algunas incluso inmensas, pero no pierden el sentido de la realidad y saben que el sufrimiento o la mala suerte nunca durará para siempre y que acabarán triunfando.
“” ¿Y sabes lo más curioso?

– Que siempre acaban triunfando – afirmó el joven con la cabeza al reconocer en estas últimas palabras la vida de su padre y la de los otros verdaderos Samurais.


– Anciano – dijo Kan después de meditar unos momentos sobre lo hablado – Quiero darte las Gracias. Porque me has enseñado lo que es Realmente el Camino del Samurai.
“” Yo, aún con mi instrucción y el apoyo de mi padre el General de Generales, había abandonado este camino, momentáneamente, introduciéndome en el bosque del miedo y la desesperación. No sé que es lo que he vivido, tampoco me importa, lo que me queda es lo importante, este sentimiento de que sé que yo soy el único que domina mi vida.
“” Por esto quiero darte las Gracias, porque me has devuelto la alegría de vivir, me has dado el medio de decidir mi destino, de saber controlar mis emociones, mis sentimientos y poder alcanzar todo aquello que deseo… simplemente sembrando siempre trigo de Felicidad en mi alma!


El anciano medito, gracias a Kan había dejado de ser un Fantasma del Miedo y del Fracaso y era feliz, él también quería demostrarle su agradecimiento a Kan y decidió hacerlo desvelándole los secretos del trabajo, de las herramientas que utilizan los propios Fantasmas para plantar el miedo y la desgracia en las almas de los hombres, para que el Joven Samurai pudiera utilizar ese secreto en su beneficio dándole la vuelta y aprendiendo a sembrar feliz trigo dorado en su alma desde esta dimensión.
– Kan – pronunció solemnemente – voy a desvelarte el mayor de los secretos, aquel que te permitirá sembrar siempre la felicidad en tu alma y no plantar jamás las terribles zarzas del sufrimiento que podrían atraparte igual que pueden atrapar a cualquier persona. Es más, voy a enseñarte a poder eliminarlas completamente de tu alma para que puedas alcanzar la máxima felicidad y cumplir el destino que tú mismo te marques.
El Joven Samurai sentía que este secreto sería el más importante de toda su vida, por lo que presto atención en un grado sumo como nunca antes lo había hecho, intentando memorizar palabra a palabra lo que el anciano iba a decirle a continuación.

– Amigo, eres dueño de tu destino, así como yo soy dueño de tu destino y absolutamente todas las personas son las únicas dueñas de tu destino.
“” Esa es la gran verdad de la Libertad Suprema que todos poseemos, algunos tienen miedo de esta libertad porque no comprenden que este es su mayor poder, pues todo, absolutamente todo lo que puedas desear tener o ser, lo tendrás si lo haces parte de ti y lo siembras en tu alma como voy a explicarte a continuación.
“” Lo primero de todo, has de comprender, que somos todo aquello que nosotros decidimos ser. Este es un poder que todo el mundo utiliza, porque es la base misma del alma y la naturaleza humana, es la base misma por la que estás constituido y si no lo estás utilizando, es porque otros lo están utilizando por ti induciéndote a ser lo que ellos quieren. Tus personas cercanas, los que te cruzas por la calle y los Ogros, sobre todo los Ogros y los Fantasmas, están esperando a que dejes de utilizar este poder y les permitas utilizarlo a ellos, si lo haces, estarás condenándote, y lo estarás haciendo sólo bajo tu responsabilidad, pues también eres tú quien lo habrá escogido, así que te recomiendo que empieces a utilizar este poder, tal y como ahora te voy a describir, para empezar a ser todo aquello que deseas.
“” Lo segundo, es necesario que comprendas que tu alma, tu mente y tu corazón son literalmente campos fértiles que funcionan con aquellas semillas que les aportas. Si les aportas inseguridad, miedo, ira u odio, será eso lo que recojas al convertirte en una persona totalmente despreciable, en un completo Ogro.
“” Sin embargo, si los abonas con Amor, Bondad, Generosidad, Confianza, Seguridad, Fe, Esperanza y pensamientos siempre positivos, entonces siempre recogerás éxito y riquezas.
“” Así de sencilla es la vida.
“” Veamos ahora como puedes utilizar este poder, te sorprenderás de su simplicidad.
“” Cuando fracasas… ¿Qué has estado haciendo antes? Has estado teniendo sentimientos de inseguridad, sentimientos de miedo que has alimentado. Te has planteado la posibilidad del fracaso, primero desde lejos con escepticismo, después has pensado que es una posibilidad, a continuación lo has visto como algo probable y has acabado fracasando porque ya era una realidad. Durante todo ese tiempo tus pensamientos no han sido “Estoy completamente seguro de que triunfaré, lo siento desde lo más profundo de mi ser. Estoy feliz porque se que triunfaré, porque tengo la total Fe que el éxito es mi destino, porque así lo siento, porque así es.”
“” En cambio has estado pensando “¿Y si fracaso? ¿Qué pasaría? No puedo fracasar porque tengo que triunfar… ¡es necesario! Porque sino habré fracasado, pero… ¿ si está fuera de mi control? ¿Y si ocurre? ¿Quizás llegue a ocurrir? Tengo que empezar a planear una salida por si ocurre…. ¡Tengo que hacerlo ahora porque es probable que suceda!” Y al final acabas fracasando, enfermo, tirado en el arrollo y muerto.
“” Sin embargo, tú mismo te lo has causado, porque de igual forma que te condenas al fracaso, podrías “condenarte al éxito”
“” Esto es el mayor poder con el que has sido bendecido, lo tienes desde tu nacimiento, pero quizás tengas miedo de utilizarlo por si fracasas – el anciano sonrió – así es, hasta aquí nuestro miedo nos frenará. Porque si el hombre comprendiera que este su máximo poder, es tan simple como es, entonces obtendría toda la felicidad y todo lo que desea… dejando a los Fantasmas del Miedo y del Fracaso sin trabajo, con lo que por fin podrían ser liberados y descansarían en paz y felicidad.
“” El secreto es este:
“” Arroja un puñado de pensamientos positivos en tu mente cada media hora.

Kan se quedo mirando fijamente al anciano, lo que decía tenía un gran sentido y elsamurai sabía que aquello era verdad, pero necesitaba una explicación mayor.


– Kan, cuando un hombre o una mujer desea ser feliz, lo primero que debe hacer es pensar que es lo que desea – insistió sobre ello – especificar exactamente que es lo que desea. Ha de hacerse con dibujos de ello, mirarlos cada poco, sentir que son suyos por derecho y que los obtendrá, ha de imaginarse poseyéndolos… ya sea objetos materiales, o felicidad, amor… cualquier cosa que se desee!!!
“” Entonces ha de inculcar esas imágenes en su mente, ha de hacerlo con una total sensación de Fe, de Felicidad, de Amor, Bondad y Generosidad.
“” Es muy importante que Emocionalice esos sentimientos. Muy muy importante.
“” Cuando una persona fracasa, es porque ha pensado “Fracasaré” muchas veces, pero sobre todo, porque lo ha pensado uniéndolo a una sensación, a un sentimiento de miedo, a una emoción negativa, lo que hace que ese pensamiento se siembre en su alma como una zarza de sufrimiento que le hará sufrir y fracasar.
“” De igual forma, cuando una persona alcanza el éxito y la felicidad, es porque ha pensado cada media hora (como poco) “¡¡¡TRIUNFARÉ!!! ¡Tendré éxito! Lo haré porque estoy predestinado al éxito!” Este pensamiento, emocionalizado con una total Fe, Amor, Bondad y Esperanza, es lo que hace que se plante una semilla del dorado trigo de la felicidad y el éxito. Con lo que recoge éxito y felicidad.
“” El mayor problema que tienen las personas es que ven realizar una acción a otra y ven como esa persona alcanza el éxito por medio de esa acción. Entonces ellos realizan esa misma acción y no lo consiguen, fracasan. Y lo hacen porque no acaban de comprender que la acción es irrelevante, lo importante es que aquella primera persona, realizo esa acción con la total seguridad de que conseguiría el éxito…. mientras que la segunda lo hizo con miedo en su corazón, con lo que fracaso.
“” Me acuerdo – dijo avergonzándose – que cuando era un Fantasma solía acudir a los locales donde los jóvenes se conocen, entonces yo buscaba a mi presa. Veía como mi presa observaba a un chico normal y corriente que se acercaba a una chica hermosa y le decía “Eres preciosa, ¿quieres bailar con migo?” y triunfaba.
“” Mi pobre víctima no podía ver todo lo que yo veía, sin embargo yo veía un alma segura, sembrada de trigo dorado que estaba segura de alcanzar el éxito. Y por eso triunfaba.
“” Después escuchaba como mi víctima se decía que haría lo mismo para conseguir a una chica con la que bailar. Entonces yo sembraba un manojo de zarzas de miedo que hacían que este empezase a temblar, su inseguridad crecía y ni siquiera era capaz de acercarse a la joven, con lo que perdía todas las oportunidades y fracasaba, otros pocos lo intentaban tímidamente, no sabían que sus acciones eran inútiles al ir cargadas de miedo y entonces fracasaban, con lo que su inseguridad crecía aún mas, ellos mismos arrojaban manojos de ira y odio a su alma culpando a la muchacha de orgullosa y pécora. Un poco de trabajo más y ese chico ya era un ogro a mi servicio.
“” De igual forma actuaba con los vendedores o los emprendedores, cuando estos deseaban hacer algo, primero les inculcaba miedo, un miedo que les impedía moverse, actuar, ponerse en acción… con lo que fracasaban irremediablemente!!!
“” Otros, unos pocos, tomaban un manojo de trigo y lo arrojaban contra mis zarzas… con lo que estas morían y ellos empezaban su negocio con éxito.
“” Pero todos los comienzos son difíciles, y yo aprovechaba cada dificultad para arrojar un puñado de zarzas a su alma. Cada “No” de un cliente, yo lo acompañaba con una semilla de zarza, y siempre venían Ogros en mi ayuda, seres de Ira y Odio que descargaban su Ira, sus zarzas, contra mis víctimas, que finalmente se iban apagando hasta que se convertían también en unos Ogros.
“” Esto, lo hacía también con los Samurais. ¡Ahh!!! Su pureza es como una tentación, su trigo es aún débil y nuestras zarzas pueden florecer bien. Medita Kan, medita que es lo que hacías en las reuniones con tu padre.

– Yo… – dudó el joven – bueno, escuchaba sus enseñanzas.
– Esas enseñanzas – dijo el viejo – eran trigo que tu padre te arrojaba a tu alma.
El muchacho asintió, y el anciano le invitó a continuar hablando con un gesto de su mano.
– Después, cuando la enseñanza acababa, yo me prometía solemnemente que lo haría tal y como mi padre me había dicho. Con un gran sentimiento de Fe, Seguridad y Esperanza, me prometía a mi mismo que triunfaría, que trabajaría para ser el mejor.
– Esas promesas, amplificadas con los sentimientos de Fe, Seguridad y Esperanza, constituían tu mayor arma, tu mayor sabiduría, constituían los manojos de dorado trigo que arrojabas en tu alma.
“” ¿Y verdad Kan que después de cada promesa te sentías feliz y alcanzabas los mayores éxitos? Aún cuando fueran poco a poco.

– Es cierto, – reconoció el joven – entonces… ¿Es eso un manojo de trigo?
– Así es – confirmo el anciano
– Entonces!!! – completó entusiasmado Kan – Si repito ese tipo de promesas habitualmente, si cada media hora repito unas palabras positivas cargadas de amor, unas simples frases cargadas de emoción y entusiasmo…
“” ¡¡¡ ENTONCES CONSEGUIRÉ TODO LO QUE QUIERA!!!
El muchacho ya no podía estar sentado, se levantó porque su emoción ya era un entusiasmo tan fuerte que le gritaba que se pusiera en acción fuera como fuese.
– Entonces sólo he de hacer eso cada media hora, sólo he de repetirme cada media hora frases de estímulo, pronunciadas con emoción, con Fé, con Seguridad y tendré todo lo que quiera!!! – Kan estaba entusiasmado por el descubrimiento ¡Era tan simple, lógico y real!

– Así es Kan, – confirmó el viejo – sólo has de repetirte constantemente frases como “Lo Conseguiré!!!”, “Soy Entusiasmo!!!” “Soy Amor!!! Soy Bondad!!! Soy Generosidad!!!”, “Me Siento Feliz!!! Me Siento Estupendo!!! Me Siento Entusiasmado!!!” y estarás arrojando puñados de trigo en tu alma que te darán todo lo que quieras.
Kan estaba entusiasmado, sabía que un Ogro rechazaría totalmente esta verdad, la ridiculizaría, pero él ya sabía la verdad y la utilizaría para poseer el alma de Samurai que deseaba.

– Kan, haz una prueba – dijo el anciano – repite mentalmente, con entusiasmo”Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!” y hazlo cinco veces.

Kan lo hizo así:
“Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!”

La frase creó un buen sentimiento en Kan, conscientemente, Sonrió.

“Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!”

Esta vez sintió una mejora en su interior su cuerpo le pedía movimiento y así lo hizo. A la par que repetía: “Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!” Alzó los brazos en símbolo de victoria moviéndolos y mirando al cielo.

Una gran felicidad corría por Kan, inundó su corazón de amor, de Fe, creyó totalmente en la frase y proclamó a los cuatro vientos: “Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!”

Pensó en su padre, en su madre, en todos aquellos a los que amaba para potenciar su sentimiento de amor y repitió en voz alta a la par que daba un salto: “Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! Me SIENTO ESTUPENDAMENTE!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!”


– Sí!!! – Declaró inmensamente feliz y entusiasmado – ¡¡Es Verdad!!! “Me Siento Sano!!! Me Siento Feliz!!! Me SIENTO ESTUPENDAMENTE!!! ¡¡¡¡¡ ME SIENTO ENTUSIASMADO!!!”


Kan casi no podía sentarse, su mente hervía frenéticamente, había comprendido que con sólo repetir este pequeño ritual cada media hora, aquellos sentimientos formarían parte de su ser y le otorgarían la Fama, el éxito y todo lo que pudiera desear. También requería constancia, pero el premio lo merecía ¿Cuál era el premio? ¡Todo lo que desease en la vida!

– Recuerda joven Kan, – acabó el clérigo – que has de acompañar a este ritual las imágenes de todo aquello bueno que desees, que has de erradicar la ira, el miedo y el sufrimiento de tu alma. Simplemente cuando aparezcan, deja que se mueran, si tienes que llorar, llora para sacarlo de ti. Pero bajo ninguna circunstancia pronuncies jamás una palabra pesarosa, no potencies un sólo sentimiento de miedo o de infelicidad, pues te quedarías atrapado entre las zarzas. Aunque estés atrapado en ellas, inunda tu alma de sentimientos de Amor, Amistad, Bondad, Generosidad.
“” Piensa bien siempre de los demás, aún cuando todo parezca apuntar a lo contrario, piensa siempre en lo bueno… y acertarás. Mantén esta filosofía en tu vida y verás como toda esa felicidad que vas plantando semilla a semilla, dará unos frutos maravillosos e increíbles que te otorgarán mayor felicidad y éxito del que jamás puedas haber imaginado hasta ahora.

Kan, pletórico, prometió hacerlo siempre de esta forma, prometió seguir adelante, olvidar las palabras de los Ogros, de hecho no los escucharía nunca más, y si los escuchaba alguna vez, sembraría enseguida un buen puñado de Esperanza, Fe, Amor y Bondad allí donde había caído la amargura para ser el dueño de su destino, de su alma y de su felicidad.

Kan sabía que gracias a este secreto que hoy había aprendido, llegaría a ser el más grande de los Samurais. Una total Fe inundó su corazón sobre este hecho. Y juró sobre lo más sagrado, que a partir de ese mismo momento, sólo cultivaría el dorado trigo de la felicidad en su alma.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por tatianaorellana
Cargue Más En Blog
Comentarios cerrados

Mira además

Crea un Sitio Web desde Cero – GRATIS

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins. Hola, un gusto en saludarte. Mir…