Saltar al contenido

APRENDIENDO A RAZONAR JUGANDO – EL INTERCAMBIO DE SELLOS DE CORREO

#TatianaOrellana

APRENDIENDO A RAZONAR JUGANDO – EL INTERCAMBIO DE SELLOS DE CORREO

Guía Práctica Basada en el trabajo del Dr. Peter Davidson

TRES SITUACIONES BÁSICAS: EL INTERCAMBIO DE SELLOS DE CORREOS (veinte Minutos de Duración Máxima)

Cinco coleccionistas de sellos, un inglés, un alemán, un mexicano, un japonés y un español, deciden organizar un intercambio de sellos de correos ateniéndose a las reglas siguientes:

– cada uno mandará un solo sello emitido por el país de origen de uno de los otros cuatro;

– cada uno recibirá un solo sello proveniente del país de origen de uno de los otros cuatro;

– los 5 sellos enviados de esta manera van a ser todos de nacionalidad diferente.

Una vez efectuado este intercambio, le pasan .a la siguiente información:

– el inglés ha mandado un sello alemán al mexicano,

– la persona de la nacionalidad del sello recibido por el nipón ha enviado un sello mejicano a la persona de la nacionalidad del sello enviado por el japonés.

¿De qué forma se ha efectuado este intercambio?

Consejo: en derecho, una querella contra X se dirige contra un individuo del que se desconoce la identidad. Este procedimiento, consistente en nombrar a través de letras (X, Y, Z, etcétera) elementos mal definidos, no está reservado al campo jurídico.

Su respuesta:

 

el_intercambio1

La dificultad mayor radica en la compresión de la segunda información. Las personas evocadas en esta oración están de finidas en función de lo que ha recibido o mandado el nipón, y el conjunto se semeja más a un rompecabezas que a una información. El consejo dado nos va a servir de’ una enorme utilidad. Para aclarar el sentido de este dato, llamamos X a la nacionalidad del sello recibido por el nipón e Y a la del sello que ha mandado.

Nuestra recalcitrante frase se descompone de la forma siguiente:

– el japonés ha recibido un sello X,

– el japonés ha enviado un sello Y,

– la persona X ha enviado un sello mexicano a la persona Y.

Podemos repetir, entonces, nuestro modo de proceder anterior e imaginarnos un sistema para clasificar y ordenar nuestros datos a fin de reordenarlos de la forma más ventajosa.

He aquí el cuadro que debiera convenimos.

el_intercambio2

El cumplimiento de las condiciones del intercambio impide localizar en una de las 3 columnas de este cuadro la misma nacionalidad más de una vez, si esto no fuese de esta manera, una persona habría mandado o bien recibido múltiples sellos o habría circulado múltiples sellos de igual nacionalidad.

Se deduce de esta observación que X no es inglés, japonés, alemán ni mexicano y que necesariamente es de la única nacionalidad que nos queda, la española.

Otro tanto sucede con Y; hay que descartar que sea de nacionalidad alemana, mejicana, nipona y la X o sea la de España, lo que nos demuestra que es inglesa.

Dadas estas condiciones, nuestro cuadro cobra un nuevo aspecto:

el_intercambio3

Persisten todavía 4 dudas. Se han empleado todos y cada uno de los da tos disponibles. La fase deductiva concluye. Empieza el trabajo hipotético-deductivo, puesto que nuestro único recurso actual consiste en estimar todas las maneras de llenar este cuadro y seleccionar las que no contengan ninguna contradicción.

En todas y cada una de las columnas en que subsisten «?» se presentan 2 posibilidades, en la primera:

– inglesa, alemana, española, nipona, mejicana;

– inglesa, mexicana, española, japonesa, alemana;

en la segunda:

– mexicana, nipona, inglesa, española, alemana,

– mexicana, japonesa, inglesa, alemana, española;

A cada hipótesis sobre la nacionalidad de los expedidores se asocian 2 hipótesis sobre quiénes han sido los receptores. Tenemos para examinar cuatro casos en total. Al reemplazar los «?» por nuestra hipótesis, obtenemos el cuadro recapitulativo siguiente:

el_intercambio4

La hipótesis n.° tres no es aceptable porque el alemán se habría enviado un sello japonés. Las otras 3 hipótesis proporcionan resultados coherentes. El intercambio se ha podido desarrollar de 3 formas diferentes, resumidas en las hipótesis 1, dos y cuatro del cuadro precedente.

Este tercer juego combina los razonamientos deductivo y también hipotético-deductivo y muestra meridianamente la posibilidad de llegar a conclusiones variables según las hipótesis consideradas, mas el interés principal de esta situación no es más que proponer un adiestramiento a la deducción y la busca de hipótesis.

En los dos primeros estudios no han sido precisos ningún conocimiento, experiencia o capacidad. En éste, el hecho de saber de qué manera abordar el inconveniente cambia radical mente las cosas. La observación sobre el procedimiento a continuar transforma un horrible rompecabezas (los lectores que hayan desdeñado la ayuda propuesta lo saben probablemente) en un problema soportable. La diferencia y la originalidad : ‘el intercambio de sellos de correos» está en dejar claro el papel importante que puede jugar un saber adquirido – en este caso, un método de trabajo– en un argumento por las facilidades ofrecidas y por el ahorro de energía intelectual logrado.

Contactanos para mas detalles

A %d blogueros les gusta esto: