Saltar al contenido

El Niño Que Todos Llevamos Dentro y El Multinivel

Es ya un lugar común hablar de el niño que llevamos dentro pero ya que se acerca el día de festejarlo, me gustaría hablar de un punto de vista diferente sobre los Negocios Multinivel (y los negocios en general): el de vivirlos como niños.

Los Niños Aprenden a Través del Juego

El enfoque romántico y casi cursi de muchos motivadores es algo así como “Regresa al momento en el que eras inocente y todo era simple  y armonioso”. Naaah. Ésa es sólo la mitad de la ecuación. Hay un enfoque mucho más práctico y mucho más poderoso en actuar como cuando eras niño: imaginar, permitir y divertirse. El juego es un proceso básico para la supervivencia de prácticamente todos los animales superiores. Los cachorros aprenden las reglas básicas de supervivencia observando a sus padres o su grupo, pero también a su entorno. Si a eso le sumamos la capacidad de imaginar, entenderemos por qué cuando somos pequeños nos es tan sencillo crear

¿Cómo podemos aprovechar esto en los negocios?

1. Observa a los que tienen éxito e imítalos en tu propia circunstancia. Esta parte es muy sencilla de entender. No se necesita ser un genio para darse cuenta que hay estrategias que funcionan y otras que no. Así que toma como modelo a alguien que admires o te inspire dentro de tu industria y trata de poner en práctica sus tácticas y estrategias en tu negocio. ¿Qué hace diferente a ti? ¿Cómo ha superado obstáculos similares a lo que tienes en este momento? En ese sentido, los niños tampoco temen nunca preguntar, hazlo. Haz preguntas concretas y obtendrás respuestas concretas.

2. Imagina, imagina, imagina. El proceso creativo no comienza afuera de ti, comienza adentro. Tienes la capacidad de crear lo que sea en tu mente, así que comienza por realizar ejercicios de visualización. Además de que te ayudará a enfocar en lo que deseas, generará nuevos puntos de vista para tu negocio. Recomiendo que dediques por lo menos 15 minutos al día a realizar un ejercicio de visualización en el que estás viviendo tu vida perfecta. ¿Cómo es, cómo te sientes viviéndola? Añádele nuevos detalles cada día. Conforme más lo realices, nuevas ideas comenzarán a llegar a tu mente y podrás ir enfocando tus acciones de manera progresiva en aquello que deseas, restándole energía a lo que no quieres en tu experiencia. Ésta es probablemente la parte más poderosa del proceso creativo: al hacerlo como niño, no estás preocupándote por lo que los demás pensarán, por cumplir fechas límite o ganar más dinero. Simplemente dejas que tus sueños crezcan, sin límites. En consecuencia, estás ampliando en tu mente los alcances de tu negocio.

3. Permite que las soluciones lleguen a ti. Este es uno de los conceptos que cuando somos adultos más nos cuesta comprender. Por diseño un cachorro (humano o animal) se ve impulsado a conocer su mundo movido por la curiosidad. No descarta nada. Acepta todas las opciones como son, sin juzgarlas y permite que el orden natural lo envuelva. En el caso de los adultos, ya programados por su familia y sociedad, uno de los motivadores principales es el miedo y el miedo es contrario a la curiosidad. El permitir es el complemento que hace poderoso al ejercicio de visualización. Todas las oportunidades que buscas para tu negocio ya están ahí, sólo tienes que sentirte seguro de que llegarán y actuar con confianza. Eso es permitir: tomar acción confiada, dando por hecho que las cosas ocurrirán de manera simple.

A %d blogueros les gusta esto: