Saltar al contenido

Libro “EL MANUAL SAMURAI” : La Primera Lección del Samurai Kan

#TatianaOrellana

Samurai-1

Fuente: Maestro Fenix

Era una preciosa mañana, en el cielo, en la distancia, volaban altas las gaviotas desafiando al Sol.

Kan estaba sentado sobre la fresca yerba así como otros practicantes a Samurai. Era su primera clase y por “casualidad”, su padre Kazo, el viejo Samurai, el general de generales había decidido dejar sus otras obligaciones a cargo de sus hombres de confianza para dar exactamente el mismo la clase a los jóvenes Samurais. Kan sabía que era por amor a su hijo. Mas el viejo Samurai jamás lo hubiese reconocido.

Y allá estaba el viejo general, sentado en la yerba, con su larga cabellera blanca meciéndose al viento y su espada Katana de doble diamante dibujando estelas de luz en el aire toda vez que su dueño hacía el más leve movimiento.

– El día de hoy jóvenes practicantes – su voz omnipresente y penetrante silenció de forma instantánea todas y cada una de las jóvenes voces – os quiero prevenir de las trampas con las que podeisencontraros en vuestras vidas. Debeis siempre y en todo momento rememorar que si os topais con alguna de estas trampas va a ser signo de que os habeis distanciado del camino adecuado y os habeisadentrado en el bosque. Puesto que es solamente en el bosque de la vergüenza y el agravio donde se hallan instaladas las trampas. El camino del honor es el único medio para llegar al éxito. Es posible que en ocasiones parezca largo y pesado e inclusive parezca que podemos atajar por el bosque para llegar ya antes, mas eso siempre y en toda circunstancia son ilusiones. El único medio para lograr el éxito y conseguir todos vuestros objetivos, es continuar el camino del honor, la amistad y el trabajo en grupo. Si lo haceis de este modo llegareis a la meta mucho ya antes de lo que creeis.

Tras decir esto, el viejo Samurai, guardó silencio un instante a fin de que las jóvenes psiques de sus pupilos pudiesen digerir la sabiduría de sus palabras. Solo cuando verificó en la mirada de todos de sus pupilos que lo habían comprendido siguió.

– No debeis caer en la tentación de estimar crear un nuevo golpe “mágico” que os solvente la vida. El camino es único para todos y no podemos crear otro. Lo único que necesitais es proseguirlo aprendiendo de vuestro guía, aplicando y practicando sus enseñanzas… y más adelante enseñando lo que sabeis a vuestros pupilos.

Todos y cada uno de los practicantes a Samurai asintieron, su sueño era aprender apropiadamente las enseñanzas de sus maestros para poder ponerlas en práctica. Después, cualquier día, deseaban poder instruir asimismo a sus pupilos como el día de hoy les enseñaba a ellos el viejo general.

 

 

– No debeis caer en la tentación de dedicar poco tiempo a vuestros deberes pensando que sois mejores que el resto. Solo el trabajo duro acarrea a los resultados y al éxito. Del mismo modo debeis aprender a meditar en grande desde el día de hoy mismo. Cuando tenía vuestra edad, mi profesor me afirmó “Si deseas darle dar a un águila, apunta al sol” no comprendí sus palabras y le pregunté “¿Por qué razón profesor?” a lo que me respondió “Pero vale apuntar al Sol y dar solo a un águila, que apuntar al águila y apresar una piedra”

“” Desde ese momento mi objetivo ha sido el ser el más grande de los Samurais que nuncahalla existido. Exactamente el mismo que  debeis fijaros. Muchos creeis que soy el Samurai más poderoso y experimentado que existe, creo que solo soy el más viejo – las risas de los pupilos retumbaron en el sosegado val – No obstante – siguió Kazo realmente serio – todos y cada uno de los días trabajo para mejorarme un tanto, para llegar un tanto más que el día precedente – su voz se fue reduciendo poquito a poco a un ligero susurro – y merced a eso he llegado hasta donde estoy… mas no se lo conteis a absolutamente nadie, es un secreto…

Los pupilos tenían los ojos muy abiertos, tal y como si de esta forma pudiesen percibir mejor a su profesor.

– ¡Ese es el auténtico secreto! – Su voz se elevó y su expresión destacaba la pasión de sus palabras – Un Samurai ha de estar siempre y en todo momento en forma, para esto tiene que adiestrar y practicar todos y cada uno de los días – La expresión del viejo Samurai se tornó dura y sus ojos se redujeron a 2 angostas líneas – La carencia de adiestramiento destroza al Samurai. No obstante…  Teniendo en psique los más grandes objetivos y dando todos y cada uno de los días un paso más… Se recorre el camino de la única forma posible…

– Paso a Paso – Respondió Kan sin poder evitarlo.

 

 

Una sonrisa cruzó la cara de Kazo, daba la sensación de que todos y cada uno de los Jóvenes practicantes habían comprendido que solo trabajando todos y cada uno de los días se podía lograr el triunfo.

– Sí Señor Kazo, – Levantó la voz un joven practicante medio oculto entre el resto – todos y cada uno de los días les digo a mis hermanos que hagan como , que practiquen cuando . Cualquier día los persuadiré de que se hagan un Samurai como .

-¡ESE! – El padre de Kan subió súbitamente su tono – ¡ESE! Es un grave fallo – ElSamurai advirtió que la cara del joven practicante se había teñido de vergüenza, con lo que moderó el volumen de su voz y reafirmó su postura – Jamás debes transformarte en el tema de charla. Si aseveras de forma continua que tu camino es el único adecuado vas a caer en un grave fallo, hay muchos otros caminos adecuados. Y si bien , como , pienses que este es el mejor de los caminos… jamás tienes que procurar romper las opiniones del resto. – mientras que afirmaba estas palabras se irguió en su estatura – El hombre debe ser libre para vivir su vida y seleccionar el camino que desee, puesto que si bien se confunda, es su libre arbitrio lo que está en juego. Si no cumples esta regla solo te vas a crear oponentes. Y tus contrincantes siempre y en toda circunstancia procurarán romper tus opiniones y matar tus sueños terminando de este modo con tu porvenir. – entonces desenvainando su espada para destacar sus palabras concluyó – Si te hallas con un contrincante que desee romper tus opiniones… – entonces enfundó su espada – lo más sabio es retirarte de la lucha hasta el momento en que estés plenamente preparado.

Un largo puñal voló en un destello de su mano hasta el joven practicante, enterrándose hasta la empuñadura, justo a su lado en la tierra.

– Lo que debes hacer es esmerarte en aprender para transformarte en un auténtico Samurai- afirmó acercándose – Búscate un guía, generalmente va a ser aquel que te ha introducido en el arte Samurai. – al tiempo arrancaba el largo y fino puñal del suelo, una bella pieza de plata con la empuñadura de oro – y si este es inexperto contacta con su profesor, y con el profesor de su profesor si es preciso – y tendiéndole el puñal agregó – Recuerda que siempre y en toda circunstancia va a haber alguien en el equipo presto a enseñarte. Jamás vas a estar solo… siempre y en todo momento vas a tener a alguien combatiendo junto a ti.

Una enorme sonrisa cruzaba la cara del joven practicante, la sabiduría de las palabras del general y la belleza del puñal, que le había regalado, harían que jamás olvidase esta mágica tarde.

– Ahora bien – apostilló el general una vez retornó a su lugar – jamás debeis abusar de vuestro guía. Él es el hilo vital que os une con el arte Samurai, quizá os sintaistentados de solicitarle que luche por vosotros, puesto que esta es la salida más simple. No pretendaisque otros luchen vuestras batallas o bien… jamás aprendereis ni llegareis a nada. ¡Luchad vuestras batallas! ¡Ganaos un renombre! ¡Que vuestra fama os anteceda! … Y llegareis como mucho alto!

Sonó una explosión y una cortina de humo se ajustó sobre el Samurai. Cuando los ojos de los jóvenes practicantes al fin pudieron ver mediante la compacta cortina de humo… el General de generales ya no estaba con ellos. No obstante, por lo menos parte de su sabiduría continuaría por siempre en sus corazones…

A %d blogueros les gusta esto: