Saltar al contenido

¿Para qué Sirve la Pasión?

pasion

Es de lo más común escuchar hablar de pasión cuando se hace un negocio multinivel. De hecho, es de lo más común para los emprendedores hablar de la pasión o escuchar decenas de audios motivacionales al respecto, pero ¿Para qué sirve la tan mencionada pasión? y más importante aún ¿Cómo la aprovechamos?

La Pasión Sirve para Simplificarte la Vida

Se ha malinterpretado durante mucho tiempo, tanto en los negocios tradicionales como en el negocio multinivel el sentido de “haz lo que te apasiona y triunfarás”. Los hechos demuestran que para crear negocios que trasciendan no puedes hacer exclusivamente lo que te gusta. Lo que SÍ puedes hacer es apasionarte por lo que haces y aprovechar aquello que te gusta hacer y en lo que eres muy bueno.

Pero sigamos: piensa en la siguiente analogía: si tu negocio multinivel es el vehículo que has elegido para alcanzar tus sueños, la pasión es la gasolina que impulsa a ese vehículo. Pero la gasolina no es nada sin motor y maquinaria, de la misma manera que el motor es nada sin el combustible. Visto de esta manera, el motor son tus acciones enfocadas y la motivación por alcanzar tus resultados, el gusto por lo que haces, es el combustible.

Tu motivación debe ser algo tan grande que te haga levantarte todos los días lleno de energía

Si la creación de tu red en tu negocio multinivel se ha vuelto algo mecánico o si te estresas más de lo que lo disfrutas, necesitas reenfocar tu atención y tus acciones hacia aquello que verdaderamente te motive. Hazte las dos siguientes preguntas:

  1. ¿Qué estaría dispuesto a hacer aunque no recibiera dinero por ello?
  2. ¿Por qué cosa soy capaz de no dormir o comer o dejar de ver a los que quiero?

Una vez que tengas la respuesta, reenfoca tu atención en las actividades que te acercan a eso que te apasiona. El resto se alineará sólo.

Una de las grandes ventajas de iniciar un negocio multinivel es que nos pone frente a frente con nuestros miedos y nuestras ambiciones. En otras palabras, aprovecha la pasión que sentimos por tomar lo que nos pertenece, por conseguir la vida que soñamos.

La pasión no proviene de la razón. Proviene de sentirse uno con lo que verdaderamente somos y de llevar a cabo acciones alineadas con ello. La verdadera pasión nos acerca a nuestra trascendencia y nos proporciona una energía inagotable para hacer lo que sea necesario para alcanzar nuestros sueños.

Dedica quince minutos al día para desconectarte de todo y hacer exclusivamente algo que te apasiona. Al incluirlo de esta manera en tu rutina diaria, poco a poco comenzarán a llegar a ti ideas prácticas donde podrás aprovechar eso que te gusta tanto hacer.

A %d blogueros les gusta esto: