#TatianaOrellana

portada-padre-rico-padre-pobre

Fuente: libropadrericopadrepobre

Cuando se piensa en un trabajo, se lo asimila directamente a un ingreso de dinero. Entonces, ¿por qué el Padre Rico le enseñó a Robert Kiyosaki a no trabajar por dinero?

A fines del siglo XIX y principios del XX, se desarrolló una teoría para analizar las actividades del trabajo en relación de dependencia. (Teoría estudiada por Kreps en “La comunicación en las organizaciones”).

Ésta teoría dice que un empleado es una persona obediente que se amolda a las órdenes de su jefe, también dice que el empleado tiene desagrado por el trabajo y si le sería posible, lo evitaría, por eso tiene que ser obligado y controlado, para que se esfuerce.

Si bien, esta no es la única teoría que existe, muchas empresas siguen pensando esto de sus empleados, además de sostener que tienen pocas ambiciones y que la motivación para conservar el trabajo es puramente económica. Por estas razones, al empleado se lo deja a un costado en la toma de decisiones y creo a veces, esta decisión es bastante errada, porque en muchos casos, son los empleados quienes podrían tomar mejores decisiones que sus jefes.

Cuando la empresa Google comenzó a hablar de escuchar y ayudar al empleado para que tenga sus propios proyectos, que pueda trabajar por una motivación propia, haciendo lo que le gusta, sonaba bastante fuera de “lo normal”.

Con el correr del tiempo, permanecer en un trabajo frustrante, del que no se participa casi en nada,  puede hacerte creer que tienes una creatividad limitada, y como utilizas solo parcialmente tu potencial intelectual, te sentirás inseguro, y poco capacitado para emprender un negocio.

Al leer el libro Padre Rico Padre Pobre se puede llegar a la conclusión de que el trabajo puede ser una “fuente de satisfacción” o una “fuente de castigo”. En el medio se encuentra tu elección.

En su libro, Kiyosaki cuenta una de las lecciones que le dio su Padre Rico:

“Me alegra que te hayas enfadado por trabajar a cambio de 10 centavos por hora.
Si no te hubieras enfadado y hubieras aceptado contento,
te habría dicho que no podría enseñarte”.

Robert T. Kiyosaki tuvo que elegir, entre conformarse con lo que su jefe le imponía o enfadarse y decir basta. En determinadas situaciones, aprender a declarar un “NO” resulta ser importante,  permite afirmar tu autonomía. Aunque a veces el precio de decir “no” sea alto, recuerda que muchos de nuestros héroes han sido admirados porque estuvieron dispuestos a pagar con sus vidas por ese derecho.

A lo largo del libro, nos sentimos alentados a asumir responsabilidades y no solamente “aceptarlas” como algo impuesto. El Padre Rico le decía a Robert:

“Algunos simplemente se dejan llevar de un lado a otro. Otros se enfadan y devuelven el empujón contra su jefe, su empleo, su marido o esposa (…)
Algunos se rinden.”

“Pero otros luchan. Unos cuantos reciben la lección y siguen adelante. Reciben bien los empujones de la vida. Para estas personas, eso significa que necesitan y quieren aprender algo”.

Quizás te encuentres resignado y piensas que la mayor motivación para trabajar es obtener un salario. Te han enseñado a “jugar a lo seguro”, conservar tu empleo para permanecer en “la carrera de la rata”. Si te encuentras en éste punto, es porque has perdido de vista que el trabajo puede ser autorealizador, pero tienes que decidir querer aprender a desarrollar tu conocimiento, tus destrezas y habilidades. Tienes que sentir el deseo de alcanzar tu mayor potencial como ser humano.

Aunque te hayan querido convencer de que necesitas un jefe que te diga qué hacer y cómo, debes recordar que tienes la capacidad de auto-controlarte y auto-dirigirte. La clave está en tu nivel de “compromiso con tu propio trabajo o emprendimiento”, debido a que puedes establecer y asumir tus propias metas, que son las que te podrán llevar hacia tu libertad financiera.

Decídete a no trabajar por dinero, sino por pasión y para desarrollarte!

 

Cargue Más Por tatianaorellana
Cargue Más En Blog
Comentarios cerrados

Mira además

Rolls-Royce shows off self-driving car with silk sofa, AI-assistant for chauffeur

If you’re like me, you’ve had at least one nightmare where your motorcycle gets stolen. Th…