+593993004802 info@tatianaorellana.com
Seleccionar página

#TatianaOrellana

portada-padre-rico-padre-pobre

Fuente: libropadrericopadrepobre

La oración “la carrera de la rata” sintetiza un término que Kiyosaki hizo renombrado desde el libro Padre Rico Padre Pobre.

Comprender este término puede ser simple, mas salir de la carrera de la rata, o bien no caer en ella, puede ser una labor bastante difícil. Descubre con este artículo si estás dentro o bien fuera de la carrera de las ratas.

Ya antes de examinar tu vida, repasemos el término de “la carrera de las ratas”

El libro Padre Rico Padre Pobre, describe a la carrera de la rata, como aquella situación en la que tus gastos tienden a medrar al mismo ritmo en que aumentan tus ganancias. Cuanto más ganas, más gastas. Por alguna razón, el dinero siempre y en toda circunstancia es poco para quienes corren esta carrera.

“La carrera de la rata, sintetiza la figura de un ratón
corriendo en una rueda, sin poder salir de ella”.

Un caso habitual, afín al que se presenta en Padre Rico Padre Pobre es el de una pareja joven que toma un préstamo para casarse, entonces toman un préstamo para la hipoteca de la casa propia, lo que hace que los 2 deban trabajar poco a poco más horas. En el proyecto de la familia siempre y en todo momento están los pequeños y la llegada de ellos trae la necesidad de adquirir otro préstamo para adquirir otra casa o bien ampliar la presente.

Por cuestiones de tiempo y comodidad, se adquiere un nuevo préstamo para adquirir un carro (auto). Si hay algún ahorro es destinado a un lujo o bien gasto no tan preciso, como podría ser mudar el carro, una enorme celebración, viajes, etcétera

De esta manera, es preciso trabajar poco a poco más y más, sobresaturando las tarjetas de crédito y sumando deudas que dejan a la joven pareja presa de la carrera de la rata por los próximos treinta años.

Kiyosaki no critica el hecho de la casa propia, ni de la familia, ni de un auto, ni de gastar dinero en un viaje, lo que desea dejar en claro es el hecho de que se podría llegar a lo mismo sin la necesidad de adquirir “deudas malas” que acaban siendo pasivos (algo que te quita dinero). Al contrario plantea el hecho de que debes trabajar en acrecentar tu inteligencia financiera que te va a sacar de esta carrera sin fin.

La diferencia está en las prioridades. Primero debes concentrarte en adquirir activos. Entonces, del dinero que logras con tus activos podrías destinar cierta parte a lujos, mas no del revés, sino más bien se te va a hacer realmente difícil salir de la carrera de la rata, más todavía si formas hábitos perjudiciales de consumo.

Recuerda que el principal objetivo de “El Juego del dinero” (otro libro de Kiyosaki), es que con las ganancias de tus activos puedas conseguir la libertad financiera, y para ello debes salir o bien eludir la carrera de la rata.

Las personas que se hallan corriendo la carrera de la rata, por norma general tienen determinados hábitos y costumbres que afectan de forma directa su economía, impidiéndoles crear activos. Con cierta frecuencia, estas personas ni tan siquiera pueden distinguirlos como hábitos perjudiciales, debido a que toda la vida se comportaron de la misma manera, aun pues su familia o bien su ambiente, se maneja de igual forma.

¿Estás dentro o bien fuera de la carrera de la rata?
Te planteo que leas pausadamente esta lista y valores dónde te hallas

  • ¿Llevas el control de tus gastos y ganancias en una planilla?
  • ¿Tienes un presupuesto de dinero para manejarte mes a mes?
  • ¿Te pagas a ti ya antes de abonar tus deudas? (ahorro)
  • ¿Tienes verdaderamente claro en tu vida, qué es un lujo y qué es una necesidad?
  • ¿Adquieres lujos, tal y como si fuesen necesidades?
  • ¿Te acostumbras a lamentar de lo poco que ganas en tu trabajo?
  • ¿Solicitas adelantos de salario en tu empleo?
  • Cuando logras más dinero, ¿aumentan tus gastos o bien tienes más capacidad de ahorro?
  • ¿Acostumbras a efectuar compras impetuosas?
  • ¿Siempre y en todo momento llevas contigo la tarjeta de crédito, “por si acaso”?
  • ¿Sostienes tu tarjeta de crédito prácticamente al máximo?

Ante circunstancias desfavorables, ¿sientes la necesidad de compensar tu ánimo comprando?
Si ves un producto con un costo “súper rebajado”, ¿lo compras, todavía cuando no estaba en tus prioridades?
¿Efectúas gastos superfluos, para sostener tu conjunto de pertenencia? Ejemplo: salidas con amigos, comidas afuera, regalos para agradar a otros, etcétera
¿Adquieres cosas pues la mayor parte las tienen? Ejemplo: un carro, el último celular, zapatos o bien zapatillas costosas, ropa, etc (Tendencia a adquirir últimos productos)
¿Te identificas con alguna de estas oraciones?: “El dinero jamás alcanza”, “No sé en que gasto mi dinero”, “Los gustos hay que dárselos en vida”, “Lo ví, me agradó y lo compré”, “Trabajo mucho, merezco tener esto”.
¿Dejas Librada a la fortuna tu mejora económica, aguardando ganar mucho dinero en un juego de azar, como la lotería, el casino o bien algún género de apuesta?
¿Ahorraste dinero a lo largo de un buen tiempo, y gastaste todo en algo que no era preciso, en lugar de un  activo? Ejemplo: una enorme celebración, un viaje de mucho lujo, un aparato tecnológico, etcétera

 

Pin It on Pinterest

Share This