#TatianaOrellana

portada-padre-rico-padre-pobre

Fuente: libropadrericopadrepobre

 

En 1955, Robert Kiyosaki otorgó una entrevista para un periódico. La reportera le dijo: “Algún día seré una autora de betsellers como usted”. Kiyosaki había leído varios artículos de ella y lo habían deslumbrado, ya que se apoderaba del interés del lector.

Robert le preguntó qué le impedía lograr su sueño,  ella respondió que las personas creen que sus novelas eran excelentes, pero nada pasaba, y por eso continuaba trabajando en el periódico. Kiyosaki le sugirió que asistiera a un curso de capacitación para ventas, que eso le ayudaría. Sin embargo, la periodista se ofendió porque se consideraba una profesional, tenía un doctorado en literatura inglesa y había ido a la universidad para formarse en una profesión, con el fin de no ser una vendedora.

Kiyosaki le señaló una observación. Entre las anotaciones que la reportera tenía en su libreta, ella había apuntado: “Robert Kiyosaki, autor de los libros más vendidos”. No decía “autor de los libros mejor escritos”. El autor le comentó que en verdad, él era un escritor muy malo, pero había ido a la escuela de ventas. Sin embargo, la reportera guardó sus notas y se retiró ofendida por el consejo de “aprender a vender”.

Robert Kiyosaki aclara que no es suficiente tener un gran talento.

Continuamente se sorprende de lo poco que ganan las personas talentosas. Si esta gente desarrollara su Inteligencia Financiera (relación entre contabilidad, inversión, mercadotecnia y legislación), sus ingresos aumentarían considerablemente. Pero la razón por la que muchas veces continúan con problemas financieros toda su vida, es porque saben muy poco o nada sobre sistemas de negocios. Se centran en perfeccionar sus habilidades, en lugar de mejorar su habilidad para vender.

El autor se pone en el lugar de la joven periodista, y dice que si él fuera ella, haría cursos sobre ventas y publicidad. En lugar de trabajar en un periódico, trabajaría en una agencia de publicidad. Aún si el salario fuese menor. A la par que aprendería, escribiría su novela, y de esa forma podría transformarse en una “autora de bestsellers”.

La opinión pública defiende la idea de la “especialización”. Consideran que las personas necesitan especializarse, y de esa manera obtendrán más dinero o un ascenso. Su Padre educado adhería a esa idea, por eso había logrado su doctorado. Su Padre rico en cambio, alentaba a Kiyosaki a hacer lo contrario:

“Saber un poco acerca de mucho”.

Por esta razón, Robert trabajó durante varios años en distintas áreas de las compañías de su Padre Rico.

En el momento en que Kiyosaki abandonó su empleo bien pagado en Standard Oil, su padre educado tuvo una charla con él. No podía entender la decisión de Robert de renunciar, ya que ese trabajo le ofrecía un sueldo alto, muchos beneficios, tiempo libre y posibilidad de ascensos.

“La seguridad en el empleo era lo más importante para su Padre educado. El aprendizaje era lo más importante para su Padre rico”.

Su Padre educado pensó que Robert había ido a la escuela para formarse como oficial de navío. Su Padre rico, sabía que en realidad lo hacía para estudiar comercio internacional. Su Padre educado no comprendía porqué Kiyosaki había renunciado y se unía al Cuerpo de Marines. Su hijo le explicó que era para aprender a volar, pero en verdad, deseaba aprender a comandar tropas. Su Padre rico le había enseñado  que la parte más compleja de dirigir una compañía, era manejar al personal. El liderazgo es lo que necesitaría aprender.

Luego, Kiyosaki encontró empleo en la compañía Xerox. Se incorporó ahí, debido a que contaban con uno de los mejores cursos de capacitación en ventas. Robert se consideraba una persona muy tímida, y aunque la idea de vender lo atemorizaba, estaba dispuesto a aprender. Trabajó allí durante cuatro años, venció su miedo de ser rechazado y logró permanecer entre los cinco mejores vendedores.

En 1977 Robert Kiyosaki formó su primera empresa. Fabricar carteras de nailon y velcro en Oriente y enviarlas a Nueva York. Era el momento de probar lo aprendido.

“Mi Padre rico pensaba que era mejor quebrar antes de cumplir 30 años. Todavía tienes tiempo para recuperarte”.

El autor, recomienda:

“Que los jóvenes busquen un trabajo de acuerdo con lo que puedan aprender, más que según lo que ganen. Usted debe ver a distancia qué habilidades debe adquirir antes de escoger una profesión específica y quedar atrapado en la carrera de la rata”.

Sugiere que las personas miren el futuro de sus vidas y que cuestionen hacia dónde se están dirigiendo. En lugar de trabajar por dinero y seguridad, propone que busquen un segundo empleo que les enseñe otra habilidad.

Lección seis:
La educación, a largo plazo, es más valiosa que el dinero.

Si pese al consejo, algunos deciden hacer lo que la escuela recomienda e insisten en especializarse, Kiyosaki sugiere entonces trabajar en una compañía que tenga un sindicato para su protección, ya que los sindicatos fueron planeados para proteger a los especialistas. La regla sería:

“Obtenga una alta especialización e ingrese a un sindicato”.

Su Padre educado jamás creyó que la sobreespecialización, fue la causa de la necesidad de protección de los sindicatos. Cuanto más se especializa la gente, más atrapados y dependientes son de su especialidad.

Principales habilidades administrativas necesarias para el éxito:

1- La administración del flujo de efectivo.
2- La administración de sistemas (incluyéndote a ti mismo y al tiempo con tu familia)
3- La administración del personal.

Las habilidades especializadas más importantes:

1- Las ventas
2- La comprensión de la mercadotecnia. (Marketing)

Kiyosaki explica también, que las habilidades de comunicación, son fundamentales para una vida de éxito. Su Padre rico también le enseñó, la importancia de lo que hoy en día se conoce como sinergia de especialidades profesionales. Trabajar con personas más inteligentes que uno mismo, y lograr que esas personas trabajen como equipo. Asegura que:

“Para ser verdaderos ricos, necesitamos ser capaces de dar, así como de recibir.”

Sus dos padres fueron generosos, la enseñanza era una de sus formas de dar. Cuanto más daban, más recibían. Su Padre rico donaba mucho dinero a los demás. La ley más importante del dinero:

“Da y recibirás”.

Kiyosaki termina este capítulo, contando que finalmente se convirtió en sus dos padres. Una parte de sí, era un capitalista que adoraba el juego del dinero. La otra parte, era la de un maestro con conciencia social que está preocupado por la gran brecha en aumento entre los que tienen y los que no, y acusa como responsable de esta situación al arcaico sistema educativo.

 

Cargue Más Por tatianaorellana
Cargue Más En Blog
Comentarios cerrados

Mira además

Rolls-Royce shows off self-driving car with silk sofa, AI-assistant for chauffeur

If you’re like me, you’ve had at least one nightmare where your motorcycle gets stolen. Th…